Jesus Is Life

NO BUSQUE AYUDA EN HOMBRES

NO BUSQUE AYUDA EN HOMBRES.

ISAÍAS 31:1 ¡Qué aflicción les espera a los que buscan ayuda en Egipto! Al confiar en sus caballos, en sus carros de guerra y en sus conductores; y al depender de la fuerza de ejércitos humanos en lugar de buscar ayuda en el SEÑOR, el Santo de Israel. 3 ¡Pues estos egipcios son simples seres humanos, no son Dios! Sus caballos son sólo carne, no espíritus poderosos… NTV.

Los seres humanos, en el momento que sus vidas corren peligro, corren presurosos a refugiarse en las manos de quienes ellos piensan que les pueden brindar la protección que necesitan. Por eso al momento de buscar refugio y resguardo, corren directamente hacia los hombres que tienen fuerza y músculos, o hacia los hombres que están bien equipados para brindar una adecuada protección contra cualquier asechanza enemiga. Los hombres por lo general buscan ayuda en otros hombres similares a ellos, hombres de carne y hueso. Las personas de carne y hueso, aunque tengan fuerza y mucho poder, nunca podrán brindar la seguridad total al individuo, pues la seguridad que ellas puedan brindar serán pasajeras, ya que las fuerzas y el poder que ellas pueden tener, no son infinitas. Además, los hombres de carne y hueso no pueden estar en todo lado, ya que no son omnipresentes. Solo un ser omnipotente y omnipresente puede brindar la seguridad total al ser humano, esta seguridad solo la puede dar el eterno Creador, ya que la omnipotencia y la omnipresencia son sus atributos divinos.

Buscar resguardo y protección en hombres de carne y huesos, en vez de buscarla en Dios, es un grave error que los seres humanos pueden cometer, y justamente ese fue el error que cometió Judá. El pueblo judío ante la asechanza del imperio asirio, buscó la ayuda en el ejército egipcio. En ese tiempo, Egipto era famoso por sus caballos y era la única potencia que podía disponer de carros de combate frente a Asiría. Las pequeñas naciones de la costa siró-fenicio-palestina confiaban desmesuradamente en el poder militar egipcio. Judá vio el poderío militar que tenía Egipto, y confió que ese poderío militar podía protegerlo de la asechanza del imperio asirio. Ante esta mala decisión tomada por Judá, el profeta de Dios, declaró abiertamente que descendería un castigo severo sobre el pueblo por buscar ayuda en Egipto, por confiar en la fuerza de ejércitos humanos en sus caballos, en sus carros de guerra y en sus conductores en lugar de buscar ayuda en el SEÑOR, el Santo de Israel.

Isaías en esta declaración de juicio contra Judá, utilizó dos nombres significativos para Dios: el SEÑOR, el Santo de Israel, que los había librado de Egipto cuando el ejército del faraón los persiguió hasta el mar Rojo. Él es el Dios del pacto, el fiel Dios-Salvador que cumple sus promesas y el Dios de la gracia fiel y gratuita que había escogido a Israel, lo había hecho una nación, y lo había protegido siempre. Judá al volverse a Egipto en busca de protección, olvidó el papel especial que Dios le dio a su pueblo del Antiguo Testamento; pensaron en todo para protegerse, menos en su Dios Salvador. Esta falta de fe en el poder de su Creador, le traería su propia condenación, serían destruidos conjuntamente con sus aliados. El Creador pese a su amor infinito por su pueblo, no perdonaría la falta de fe que mostraron al acudir a Egipto en busca de ayuda, serían duramente amonestados por esa actitud rebelde.

Queridos hermanos. Al igual que el pueblo judío, muchos cristianos en la actualidad, cuando les sobrevienen alguna desgracia o adversidad, buscan inmediatamente ayuda en otros hombres en vez de correr directamente a Dios. Confían más en los hombres de carne y hueso que no son omnipotentes, ni omnipresentes, ni tampoco son espíritus poderosos. En momento de crisis, la fe del creyente en los atributos divinos de Cristo Jesús desaparece, se hace nula, por eso busca ayuda en otros hombres similares a ellos. Hombres que no pueden brindarles la ayuda, la protección y el resguardo que necesitan. Hermanos. Ante cualquier peligro o amenaza que nos sobrevenga, el Señor debe ser nuestra primera y única opción para buscar ayuda. Por nada del mundo dudemos en los atributos divinos que Él tiene para ayudarnos a salir victoriosos de cualquier situación adversa. Nuestro Dios es el SEÑOR, el Santo de Israel Quien tiene todo el poder para darnos el total resguardo y seguridad que necesitamos en este mundo lleno de caos y pecado.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x