Jesus Is Life

LA TIERRA TAMBALEA

LA TIERRA TAMBALEA.

ISAÍAS 24:4 La tierra está de duelo y se seca, y las cosechas se arruinan y se marchitan… 5 La tierra sufre por los pecados de sus habitantes, porque han torcido las instrucciones de Dios, han violado sus leyes y quebrantado su pacto eterno. 6 Por lo tanto, una maldición consume la tierra; sus habitantes tienen que pagar el precio por su pecado. El fuego los destruye, y sólo unos cuantos quedan con vida. 20 La tierra se tambalea como un borracho; tiembla como una carpa en medio de una tormenta… porque es muy pesada la culpa de su rebelión. NTV.

La maldad de los hombres crece con el pasar de los días, el respeto y los buenos valores desaparecen desde la niñez. Toda la tierra está llena de maldad y pecado. La conciencia de los hombres amenaza por desaparecer completamente, debido a que su sentido de verdad y justicia están siendo reemplazadas por el poder y la ambición. Los habitantes del mundo se separan más y más de Dios, no quieren tener el conocimiento de su existencia, porque quieren vivir sin condiciones, quieren vivir sin ley y sin control. Con estas actitudes perversas y malignas, los hombres están profanando cada vez más la perfecta creación de Dios, pues han dejado la ley de Dios al margen de sus vidas y están viviendo en completa desobediencia, llenando sus vidas de maldad y pecado.

Con este estilo de vida que ha empezado a llevar la humanidad, no solo está llegando a condenar sus propias vidas a la destrucción, sino también que están llevando consigo a la destrucción del medio en que habitan, ya que la tierra padece los efectos de la maldad y el quebrantamiento de la Ley Divina por parte del hombre. En la actualidad se puede ver los resultados que está causando la perversidad y el pecado de los hombres en el planeta. La contaminación, el crimen, la adicción, la pobreza, el dolor, las enfermedades etc. Estos son algunos de los resultados del pecado del hombre. El pecado afecta cada aspecto de la sociedad a tal grado, que incluso sufren los fieles a Dios. No se puede culpar a Dios por estas condiciones por las cuales está atravesando el planeta, ya que la perversidad y el pecado humano son las que terminaron por ocasionarlas.

Dios entregó al hombre un planeta perfecto, libre de toda contaminación, crimen, adicción, pobreza, dolor y enfermedad para que lo administrara. Además, le dio ordenanzas, las cuales tenía que seguir para que el planeta se mantuviera perfecta, tal cual como se le entregó. Pero el hombre quebrantó el pacto sempiterno de su Creador, no quiso administrar la creación divina conforme a las ordenanzas entregadas en un principio. Esta rebeldía inicial fue pasada a todas las generaciones humanas, por eso los hombres no obedecen al pacto sempiterno, “el pacto implícito que toda persona tiene con Dios para obedecer Su Palabra”

Debido a la rebeldía del hombre la tierra está de duelo y se seca, las cosechas se arruinan y se marchitan antes de que den frutos, razón por las cuales escasean los alimentos y no llegan a satisfacer las necesidades del mundo. Cada día el planeta sufre los estragos de los pecados de sus habitantes, porque han torcido las instrucciones de Dios, han violado sus leyes y quebrantado su pacto eterno. Por lo tanto, una maldición consume la tierra; sus habitantes tienen que pagar el precio por su pecado. Cada vez más son frecuentes los temblores y los terremotos en distintas partes del mundo. La tierra tambalea de un lado para el otro, porque es muy pesada la culpa de sus habitantes. La humanidad por su desobediencia al pacto eterno, ha conducido al mundo a su exterminio por parte del Creador.

Queridos hermanos. El eterno Creador del mundo, desde un principio ha escrito su ley moral dentro del corazón humano; cada conciencia es testimonio de esta ley interior. Incluso si la persona desconoce cualquier otra ley, estatuto o pacto, el bien y el mal no le son un misterio. El incumplimiento de este pacto eterno, no solo afectan sus vidas, sino que también afecta la vida del medio en que subsiste. Toda la creación divina está íntimamente relacionada, por eso cuando el hombre peca, las consecuencias de esos pecados son sobre toda la creación. “Por eso la tierra gime como si tuviera dolores de parto…. esperando su pronta redención”. Romanos 8:19-23. Hermanos, si amamos la perfecta creación de Dios, dejemos de contribuir a su deterioro, renunciemos cada día más al pecado. Empecemos a vivir en obediencia al pacto eterno que Dios puso en nuestro corazón en un principio. No refrenemos nuestra lengua, más bien hablemos abiertamente contra las prácticas inmorales y anunciemos la Palabra de Dios a otros, solo así, más lentamente se deteriorará nuestra sociedad y más personas podrán encontrar el camino de la salvación y la vida eterna.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x