Jesus Is Life

JUICIO SOBRE LOS LÍDERES.

ISAÍAS 3:13 El SEÑOR ocupa su lugar en el tribunal, ¡y presenta su caso contra su pueblo! 14 El SEÑOR se presenta para pronunciar juicio sobre los ancianos y los gobernantes de su pueblo: Ustedes han destruido a Israel, mi viñedo. Sus casas están llenas de cosas robadas a los pobres. 15 ¿Cómo se atreven a aplastar a mi pueblo, al restregar la cara de los pobres contra el polvo?, reclama el Señor, el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales. NTV.

Con demasiada frecuencia la historia del pueblo israelita del Antiguo Testamento está matizada por líderes y gobernantes que se apartaron de los caminos del Señor y a su vez descarriaron a todo el pueblo para que se aprovechen de los más débiles y pobres de la sociedad israelí. Además, habían dirigido al pueblo a la idolatría, y al abandono del Señor como su Rey soberano. Ante esta realidad que vivía el pueblo, el Señor a través de su siervo Isaías hace un fuerte reclami a los líderes y gobernantes del pueblo que habían pervertido el plan original diseñado por el Señor para su pueblo escogido, y de acompañar y respaldar la puesta en marcha de un modelo de sociedad alterno al que habían experimentado los antepasados en Egipto.

En el plan original diseñado por el Señor, los gobernantes, líderes, ancianos y príncipes del reino eran los responsables de ayudar a las personas vulnerables, pero en vez de eso defraudaban al pobre. Debido a que reemplazaron los planes del Señor con sus propios planes, los líderes injustos serían los primeros en recibir la ira del Señor. La justicia es importante para el Señor, es la forma en que Él administra el universo, además es parte de Su naturaleza Divina, por eso todo aquel que la quebrante recibirá Su ira. Además, el Señor tiene al pobre en alta estima, porque son ellos los que con mayor probabilidad se vuelvan a Él para pedirle ayuda y consuelo. Cuando los líderes y gobiernos de las naciones y de las iglesias son injustos, los pobres y los desvalidos de la sociedad sufren. Por lo tanto, impiden su adoración al Señor. Cuando la injusticia ataca a los hijos del Señor, Él acude en su ayuda y derrama su ira sobre todos los opresores. Cuando los creyentes no hacen algo para ayudar al oprimido, en realidad se alían al opresor ocasionando de esa manera que la ira del Señor recaiga sobre ellos también.

A pesar de que muchos líderes, gobernantes y personas en general no crean en la justicia divina, la justicia del Señor es real, y justamente el profeta Isaías presenta al Señor de pie ante el tribunal para pronunciar su sentencia contra los malvados e injustos de Israel. Los primeros que serán juzgados son los líderes y gobernantes del pueblo, ya que, eran los encargados de guardar su viña, su pueblo elegido, contra las incursiones de las fieras salvajes, los enemigos religiosos, pero en vez de eso, se habían aprovechado de su posición social para devorar sus frutos. En el día del juicio, el Señor mismo se levantará para rendir su acusación contra los líderes y gobernantes injustos por destruir Su viña. El Señor ocupa un lugar de privilegio en la corte celestial, Es el Fiscal defensor de los oprimidos, además es el Juez que dicta la sentencia contra los acusados. Todo aquel que caiga para ser juzgado en la corte celestial, no tendrá un abogado que sea capaz de defenderlo, o de argumentar una defensa sólida para tratar de absolverlo de todos los cargos que se le imputen en esa corte. Irremediablemente todos los líderes y gobernantes injustos serán sentenciados por sus actos en contra de los pobres y desvalidos.

Queridos hermanos. En la actualidad, la mayoría de las naciones del mundo tienen malos dirigentes, gobiernos tiránicos y ególatras. En esos países se cometen tantos abusos a través del poder, se aplican mal las leyes; hay explotación del hombre por el hombre. Los valores morales y la dignidad de las personas no se toman en cuenta para nada. El poder judicial está corrompido. Existe mucha injusticia, se favorece al poderoso y se menosprecia al pobre con la aplicación de leyes injustas. Pero todo esto tendrá su fin cuando llegue el día del Señor. En aquel día, el señor se levantará de su trono celestial y acusará a todos los que ejercieron su poder injustamente y oprimieron a los pobres y necesitados de la sociedad. Hermanos. Todos los líderes sin excepción tendrán que rendir cuentas de cómo ejercieron su liderazgo. Si usted está en una posición de liderazgo sea en el área secular o ministerial, debe hacerlo de acuerdo con los mandamientos justos del Señor que están en su Palabra. ¡Recuerde! , La corrupción acarrea la ira del Señor, sobre todo si otros siguen su ejemplo.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x