Jesus Is Life

NO MANTENGA SU FE OCULTA.

Cada uno de nosotros tenemos algún secreto guardado en lo más profundo del corazón. Algunos secretos que guardamos, pueden causarnos problemas o enemistades si salen a la luz. Otros secretos son irrelevantes pues no afectan a nadie más que a nosotros mismos si salen a la luz, como son los secretos de nuestras travesuras de la niñez no confesadas a nuestros padres. Pero en sí, todos absolutamente todos tenemos algún secreto guardado en nuestro corazón. Dentro del círculo cristiano, también hay personas que guardan secretos, y el secreto más común es su fe en Jesucristo. Muchos jóvenes, adolescentes e inclusive adultos, guardan como un preciado secreto su conversión al cristianismo, pues piensan que si sus compañeros, amigos o familiares inconversos se enteran de su conversión, les aislarán de su círculo. Otra forma en que los cristianos guardamos como secreto nuestra conversión a Cristo, es cuando no compartimos el evangelio de la salvación y la vida eterna con las personas de nuestro entorno. Como todo secreto sale a la luz, de la misma forma saldrá a la luz el evangelio de Cristo, a pesar de que nosotros no lo divulguemos. Esto lo afirmó Cristo Jesús: “Pues todo lo secreto tarde o temprano se descubrirá, y todo lo oculto saldrá a la luz y se dará a conocer a todos.” Lucas 8:17 NTV.

Para las personas inconversas, el evangelio de Cristo está oculto como un secreto, ya que sus mentes y el entendimiento, están encubiertas por el pecado que predomina en sus vidas. El evangelio de Cristo, que para los inconversos está oculto, les fue dado a los discípulos durante su ministerio terrenal. Jesús les dijo algunas cosas que no les dijo a las multitudes, pero finalmente los apóstoles compartieron esos mensajes mediante su predicación y sus escritos. Todos los secretos que Jesús les reveló a los discípulos salieron a la luz. Los apóstoles no guardaron solo para ellos ninguna enseñanza secreta que todavía esté por revelarse.

Nosotros que conocemos las enseñanzas de Cristo, gracias a los apóstoles y a los cristianos que nos precedieron, no debemos guardar estas enseñanzas como un secreto, más bien, debemos divulgarlas con todas las personas de nuestro entorno, compartirles los beneficios de pertenecer a la familia de Cristo. A pesar de que nosotros no divulguemos las enseñanzas de Cristo, estás enseñanzas se manifestarán por el poder de Dios, saldrán a la luz y se darán a conocer a toda la humanidad, pero nosotros seremos juzgados y condenados por nuestra desobediencia al mandato de nuestro Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x