Jesus Is Life

REALCE LAS CUALIDADES DE SU CONYUGUE

REALCE LAS CUALIDADES DE SU CONYUGUE.

CANTAR DE LOS CANTARES 5:8 Mujeres de Jerusalén, quiero que me prometan que, si encuentran a mi amado, le digan que… ¡Que me estoy muriendo de amor! 9 ¿Qué tiene de especial tu amado, mujer bella entre las bellas? ¿En qué es diferente tu amado del resto de los hombres, que nos pides tales promesas? 10 Tan elegante es mi amado, y tan rosada es su piel, que entre diez mil hombres es fácil reconocerlo. 16 Hay dulzura en sus labios; ¡es un hombre encantador! ¡Así es mi amado, mujeres de Jerusalén! ¡Así es mi amado! TLA.

Salomón repentinamente había desaparecido de la vista de la Sulamita, ocasionándole profunda angustia y tristeza, por eso, la Sulamita al no encontrar a su amado, pidió a las mujeres de Jerusalén que, si veían a su amado le dijeran: que ella estaba enferma de amor. Enferma por no tenerle cerca junto a su corazón, disfrutar de sus caricias y de sus dulces palabras. Ella quería que su amado supiese que todavía lo amaba intensamente como al principio de su relación y que estaba arrepentida de cualquier indiferencia que podía haber mostrado en sus momentos de intimidad. Es fácil que en la relación matrimonial, las parejas se vuelvan indiferentes el uno al otro, pues al compartir días de vida conyugal, se olvidan de piropearse y expresarse palabras de amor. Cuando eso sucede, la vida matrimonial se vuelve monótona, el interés en su pareja desaparece al no sentirse valorado y amado. Por esa indiferencia se puede perder a la persona amada. Para que eso no suceda, las parejas constantemente deben expresarse palabras de amor, realzar las cualidades positivas que puedan tener, mostrarse mutuamente que son importantes.

Ante el pedido especial de la Sulamita, las mujeres de Jerusalén le preguntaron acerca de las cualidades que le hacían especial a su amado, ¿Qué le hacía diferente al resto de los hombres de Jerusalén para ayudarle a buscar? Ante alguna pregunta similar, muchas personas que tienen años de vida matrimonial, no tienen nada bueno que realzar de su pareja, se quedan sin respuestas, ya que no se les viene a la mente alguna cualidad de su pareja que sobresalgan para ser resaltados ante sus amistades. Esto se debe a que después de algunos años de la vida conyugal, el amor empieza a marchitar, ya no es igual al amor que se juraban en los primeros días de noviazgo. No sienten la misma atracción, ni el mismo anhelo y entusiasmo de verse constantemente. En algunos casos hasta les da igual si alguno de los dos salé de viaje por algunos días. Lo peculiar y especial que les enamoró con el pasar de los años desaparece, se olvidan de ese algo especial que cautivó sus corazones, por eso no tienen nada bueno que decir el uno del otro.

Ante el cuestionamiento de las mujeres de Jerusalén, la Sulamita no se quedó callada ya que tenía tantas cualidades que resaltar de su amado, las cuales le hacían especial y sobresalir de entre todos los hombres de Jerusalén. Ella les dijo a las mujeres de Jerusalén que su amado era elegante, que su piel era blanca y sonrosada, que entre diez mil hombres era fácil de reconocerlo. Que había dulzura en sus labios y que era un hombre realmente encantador. En otras palabras, su amado era único y no había hombre que se le pudiera parecer. La descripción que hace la amada de su esposo es una profusión de imágenes coloridas. Lo describe físicamente, pero de una manera que simboliza cualidades internas, únicas y peculiares que tenía el dueño de su corazón. Los poemas de amor que describen los encantos físicos de los enamorados eran comunes en el mundo antiguo, especialmente en relación con la mujer. Este es uno de los pocos casos en que un poema pondera la belleza física del varón, desde la cabeza a los pies.

Queridos hermanos. Es inevitable que, con el paso del tiempo y el crecimiento de la familiaridad, un matrimonio empiece a perder su brillo inicial. Las miradas y las caricias ya no producen la misma respuesta emocional. Los conflictos y las presiones surgen furtivamente, ocasionando que pierda la ternura hacia el cónyuge. Además, el tiempo puede hacer que las parejas se olviden de las cualidades que los enamoraron y las cosas que les atrajeron a dar el paso del compromiso. Este olvido hace que disminuya el amor y aprecio por su ser amado, cada día la distancia se hace mayor entre los cónyuges. Hermanos, Si este es el caso en sus vidas matrimoniales, empiecen a trabajar para que no se apague la llama del amor. Si ocurre una disminución en la intimidad y la pasión, recuerden que puede ser renovado y regenerado. Tomen tiempo para recordar aquellas primeras emociones, los puntos fuertes de su cónyuge, y el compromiso que se hicieron. Al enfocarse en lo positivo, puede sobrevenir la reconciliación y la renovación. Tengan siempre en sus corazones las cosas que los enamoraron y no permitan que su amor finalice. Haga sentir a su cónyuge que sin su amor su vida no tendría sentido.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x