Jesus Is Life

EL SACRIFICIO QUE LE AGRADA A DIOS.

En el mundo, existen algunas sectas y movimientos religiosos que enseñan a sus adeptos, que pueden agradar a Dios a través de sus ofrendas y sacrificios. Con estas erróneas enseñanzas doctrinales, esquilan a sus seguidores, sus recursos económicos y materiales, o les imponen penitencias como parte de un sacrificio a Dios para que encuentren el perdón a sus pecados. Al igual, algunos seguidores de Cristo, por su ignorancia de la palabra de Dios, también caen en esta práctica errónea, pues piensan que pueden agradar a Dios a través de las obras como parte de un sacrificio. Por su puesto, Dios si espera un sacrificio por parte de sus seguidores y esto lo detalla David en este Salmo. “El sacrificio que te agrada es un espíritu quebrantado; tú, oh Dios, no desprecias al corazón quebrantado y arrepentido.” Salmos 51:17 NVI.

El hombre como parte de su sacrificio para agradar a Dios, no debe caminar de rodillas un cierto tramo, o flagelarse el cuerpo, tampoco ofrecer sacrificios de animales como se lo hacía en los tiempos del Antiguo Testamento, y menos aún, ofrecer sus recursos materiales o económicos. Ninguna de estas acciones, u otras similares cuentan delante del Señor para obtener su favor. El hombre nunca complacerá a Dios mediante acciones externas, por muy buenas que parezcan, si la actitud interna de su corazón no es correcta.

El sacrificio que le agrada a Dios es un espíritu quebrantado. ¿Qué quiere decir un espíritu quebrantado?. Quiere decir que la persona cuando sabe que le ha fallado a Dios, muestra un sincero arrepentimiento. Un arrepentimiento no solo externo, sino también un arrepentimiento interno. La persona que muestra un arrepentimiento interno, se quebranta y se humilla delante de Dios para obtener su perdón no merecido. Al igual, muestran una infinita gratitud al Señor y lo glorifican con su corazón y con todo su ser.

Los sacrificios y holocaustos tradicionales pueden ser hechos en forma impersonal, por eso, a Dios no le agrada ninguno de esos sacrificios. Lo que Dios quiere es un corazón sincero, arrepentido y agradecido, más que cualquier sacrificio físico, económico o material. El Señor quiere que sus seguidores mantengan una sincera relación con Él, no basada en sacrificios vacíos, sino, basada en la obediencia a su palabra. Si en algún momento fallamos a Dios, debemos sentir esa falla en lo más profundo de nuestro ser, con el corazón y el espíritu quebrantados. Debemos mostrar un sincero arrepentimiento delante de Dios. Solo así encontraremos Su perdón y seremos gratos en su presencia.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x