Jesus Is Life

NO PODEMOS OCULTARNOS DE DIOS

NO PODEMOS OCULTARNOS DE DIOS.

En la etapa de la adolescencia, los jóvenes hacen cosas indebidas a escondidas de sus padres o de sus tutores. Muchas veces tienen éxito en lo que hacen, y jamás son descubiertos. En la etapa adulta, las personas ya no hacen cosas indebidas a escondidas de sus padres, sino a escondidas de sus parejas o de sus cónyuges. Al igual, muchos cristianos llevan una vida de pecado a escondidas de sus pastores, pensando erróneamente que, si sus pastores no llegan a enterarse, jamás tendrán que rendir cuentas. El hombre podrá esconder sus pecados a otros hombres, pero no podrá esconderlos de Dios, esto lo afirma el escritor de la carta a los Hebreos: “Nada de lo que Dios ha creado puede esconderse de él, pues Dios puede verlo todo con claridad, y ante él seremos responsables de todo lo que hemos hecho.” Hebreos 4:13 TLA.

Algunos seguidores de Cristo, a escondidas de sus pastores y líderes religiosos, practican el pecado abiertamente, pensando erróneamente que, si ellos no los ven, no van a ser amonestados. La realidad es que el hombre podrá esconder sus faltas y pecados a otros hombres, pero jamás podrá esconderlos a Dios, porque nada de lo que fue creado por el eterno Creador, puede ocultarse de su mirada. Él es absolutamente omnisciente, está constantemente al tanto de todo lo que sucede en el universo. Él ve todo lo que hacen las criaturas creadas por Sus manos y tiene conocimiento de todo lo que piensan antes de que lo hagan. Ningún cristiano podrá esconder sus faltas y pecados a Dios, ni podrá escaparse del castigo merecido. Cada cristiano será responsable de sus transgresiones a los mandatos Divinos y recibirá los justos juicios de Dios sobre su vida.

Muchas veces llegamos a pensar que podemos escondernos de la presencia de Dios y cometer pecados sin que se entere, pero la realidad es que nunca podremos escondernos de su presencia, porque Él está en todo lugar y está pendiente de todo lo que hacemos. Nada se escapa de su mirada, aunque no percibamos su presencia Él está allí sigilosamente observándonos. No podemos tener secretos delante de Él, porque Él sabe los más profundos secretos albergados en nuestro corazón, sabe a ciencia exacta los pecados que hemos cometido porque Él estuvo ahí. Jamás podremos ocultar nuestros pecados a Dios, por eso para no ser condenados, es mejor que llevemos una vida consagrada a Él. Y si en algún momento fallamos, corramos presurosos a Su presencia y busquemos su perdón. Confesemos nuestras faltas con un corazón quebrantado y arrepentido, antes de que la ira de Dios caiga sobre nosotros por tratar de encubrir nuestras faltas delante de Él.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x