Jesus Is Life

NUESTRA RESURRECCIÓN ESTÁ GARANTIZADA

NUESTRA RESURRECCIÓN ESTÁ GARANTIZADA

Dios creó al ser humano para que viviese eternamente en cuerpo, alma y espíritu, pero una vez que se introdujo el pecado en la vida del hombre, la muerte se introdujo también, por eso todos los hombres tienen que experimentar la muerte física de sus cuerpos. La muerte del cuerpo es la consecuencia del pecado. Cristo Jesús experimentó la muerte física como propiciación por el pecado del hombre, pero fue resucitado por el Espíritu de Dios. El apóstol Pablo en su carta a los Romanos, afirma que la resurrección de Cristo, es la garantía de que nosotros también seremos resucitados: “El Espíritu de Dios, quien levantó a Jesús de los muertos, vive en ustedes. Y, así como Dios levantó a Cristo Jesús de los muertos, él dará vida a sus cuerpos mortales mediante el mismo Espíritu, quien vive en ustedes.” Romanos 8:11 NTV.

Todos los seres humanos incluyendo a los que aceptan a Cristo Jesús como su Señor y Salvador, inevitablemente tienen que experimentar la muerte física de sus cuerpos, porque están involucrados en la situación humana. Cuando el pecado entró en el mundo, le siguió la muerte como una consecuencia natural del mismo, por tanto, es inevitable que los seres humanos mueran; pero los que tienen al Espíritu de Dios morando en su interior, mueren para resucitar. Porque el Espíritu que habita en su interior es eterno, y es el mismo Espíritu que levantó a Jesucristo tras su crucifixión. El apóstol Pablo afirma que, si Dios levantó a Cristo Jesús de entre los muertos, así también Él levantará el cuerpo mortal de todos los que acepten el sacrificio de su Hijo, mediante el mismo Espíritu. Cristo murió y resucitó; y el que es uno con Cristo es uno con el Conquistador de la muerte y participa de Su victoria. La persona controlada por el Espíritu y unida a Cristo va de camino a la vida; la muerte no es más que un interludio inevitable que debe pasar en el camino.

La resurrección de Cristo, es la garantía de que nosotros también seremos resucitados por Dios, porque nosotros tenemos al Espíritu Santo morando en nuestro interior, el mismo Espíritu que resucitó a Cristo de entre los muertos. Porque en el momento que nosotros aceptamos a Cristo Jesús como nuestro Señor y Salvador, el Espíritu de Dios pasa a morar en nuestro interior. A pesar de que nuestro cuerpo redimido a la verdad no está libre de la muerte física que el pecado introdujo, pero el Espíritu que pasó a morar en nuestro interior tiene una vida inmortal. Ya no tengamos dudas de nuestra resurrección tras la muerte física de nuestros cuerpos. Si llegamos a morir antes del regreso de Cristo, nuestros cuerpos serán resucitados por el Espíritu Santo, no los mismos cuerpos que tenemos en la actualidad, sino seremos resucitados en un cuerpo más glorioso e inmortal. Con ese cuerpo glorioso viviremos eternamente con nuestro amado Padre Celestial.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x