Jesus Is Life

RESPUESTAS SABIAS Y APACIBLES

RESPUESTAS SABIAS Y APACIBLES

PROVERBIOS 15:1 La respuesta apacible desvía el enojo, pero las palabras ásperas encienden los ánimos. 7 Los labios del sabio dan buenos consejos; el corazón del necio no tiene nada para ofrecer. 23 A todo el mundo le gusta una respuesta apropiada; ¡es hermoso decir lo correcto en el momento oportuno! NTV.

Seguramente usted al igual que mi familia, vive en un vecindario donde las mascotas caminan libremente por las aceras de las calles, y cada propiedad están separadas por una cerca hecha por maderas, mallas o por una clase de enredaderas que forman una pared. Precisamente el jardín de mi vecino y el mío estaban separados por un seto muy imperfecto. Mi vecino era un mal jardinero, no tenía sus plantas bien cuidadas, pero las plantas del jardín de mis padres estaban bien cuidadas, ellos se esmeraban para que tengan una buena apariencia. Mi vecino también tenía un perro al cual le gustaba juguetear en el jardín de mi vecino y pasear por la calle. Una tarde, mientras yo volvía a casa, observé que el perro de mi vecino andaba haciendo una de sus travesuras en el jardín de mis padres, tomé un palo y le arroje al perro mientras gritaba para espantarlo. O sorpresa, el perro, en lugar de marcharse a su casa, recogió el palo que le arroje y vino hacia a mí con éste en la boca, moviendo la cola. Dejó caer el palo a mis pies y me echó una mirada amistosa mientras jadeaba. El perro con su acción, disipó toda la ira que tenía e hizo que me arrepintiera por mi mal proceder.

Algunas razas de perros, actúan amistosamente ante las agresiones de los hombres, pero en contraste a estos animalitos, la mayoría de las personas por su naturaleza pecaminosa, les gusta responder a los insultos o a la ira con más ira. Por ejemplo, cuando a alguien por accidente se le pisa un dedo del pie, el primer impulso de la persona es de desquitarse. Aunque esta reacción sea natural, no hace más que incitar a la ira y desencadena en un problema mucho mayor que el que inició toda la discusión. Pero una respuesta amable ante alguna agresión física o verbal, disipa la ira y la hace desaparecer.

La respuesta apacible ante las agresiones es propia de los labios del sabio porque en su mente y su corazón no hay maldad, ni deseo de lastimar, más bien están listos para responder a las agresiones con palabras dulces y buenos consejos. Si a sus palabras el sabio añade elocuencia y gracia en el hablar, aun diciendo lo mismo que otros, hace a sus oyentes más agradable su ciencia, mientras que las palabras del necio, que no encierran más que necedades, desagradan y muchas veces provocan a más ira. Y así, las palabras del sabio son árbol de vida feliz, al enseñar el camino para conseguirla y evitar los obstáculos que a ella se oponen, como son la ira, las discusiones que suscitan las palabras del impío o las críticas y calumnias que profieren sus labios.

Sin lugar a duda, a todo el mundo le gusta escuchar una respuesta apropiada, o un sabio consejo en un momento oportuno, que ayude a tomar alguna decisión importante para la vida. Dar respuestas apropiadas o sabios consejos oportunos solo son posibles en los labios de las personas direccionadas por la sabiduría Divina. Existe verdadera satisfacción para el hombre cuando puede dar una respuesta útil y honesta. También a su tiempo, dicha en el momento correcto para suplir una necesidad particular. Jesucristo cuando estuvo en este mundo, dio respuestas apropiadas a las inquietudes de sus discípulos, y no solo a ellos, sino también a todos sus opositores, calmando de esa manera la ira que tenían.

Queridos hermanos; Tengamos siempre presente que una respuesta suave o conciliadora ante alguna agresión recibida, puede prevenir que la ira explote o se acreciente. Si respondemos a alguien con una palabra áspera, esto revolverá su naturaleza carnal y pronto tendremos entre manos una violenta discusión. Por eso, por nada del mundo respondamos ásperamente, más bien tratemos que nuestras palabras sean dulces y sabias. Hermanos, de manera que la próxima vez que nos llegue la tentación de responderles ásperamente a alguien que nos lastime, mordámonos la lengua y recordemos este proverbio: “_La respuesta apacible desvía el enojo, pero las palabras ásperas encienden los ánimos_.” Proverbios 15:1.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x