Jesus Is Life

POR NADA DECLINEMOS EN NUESTRA FE

POR NADA DECLINEMOS EN NUESTRA FE

Ser insultados por otras personas, seguramente que a nadie nos gusta, por eso ante cualquier insulto reaccionamos furiosamente y en ocasiones, tratamos de vengarnos de la persona que nos insultó con otro insulto más gravoso o con acciones físicas, con la intención de hacerle pagar el agravio ocasionado. Ante cualquier insulto, pese a ser seguidores de Cristo, no tenemos dominio propio, y nos dejamos llevar rápidamente por los impulsos de nuestra vieja naturaleza que todavía nos domina. En contraste a dejarnos llevar de los impulsos ante cualquier insulto, el apóstol Pedro nos dice que debemos alegrarnos si sufrimos insultos por la causa de Cristo: “Si alguien los insulta por confiar en Cristo, consideren ese insulto como una bendición de Dios. Eso significa que el maravilloso Espíritu de Dios está siempre con ustedes.” 1 Pedro 4:14 TLA.

En la actualidad, en gran parte de los países del mundo, los seguidores de Cristo no sufren tantos insultos o calumnias a causa de su fe en Cristo Jesús, como sí lo era en los inicios de la iglesia cristiana. De la misma manera, antes de la venida de Jesucristo a este mundo, los profetas de Dios del Antiguo Testamento sufrieron grandemente de insultos y agravios por parte de las naciones paganas, e inclusive hasta por sus mismos compatriotas que no querían seguir las Leyes dadas por el eterno Creador. A pesar de los insultos, los profetas, los apóstoles y los miembros de la iglesia primitiva, no decayeron en su fe, más bien, siguieron adelante proclamando la palabra de Dios a todos los hombres. Algunos siervos de Dios, hasta se regocijaron de que se les tenía por dignos de padecer afrenta por el nombre de Cristo.

El apóstol Pedro invita a todos los cristianos a que, si reciben insultos por confiar en Cristo, que consideren esos insultos como una bendición, tal como lo consideraban los primeros miembros de la iglesia cristiana. Además el apóstol les recalcó que estos padecimientos son una verdadera indicación de que el Espíritu de gloria y de Dios reposa sobre ellos. Es cierto que el Espíritu Santo mora en cada verdadero hijo de Dios, pero reposa de una manera especial sobre todos los cristianos que padecen persecución o insultos por su fe en Cristo Jesús. Ellos de manera especial, sienten la presencia y el poder del Espíritu de Dios en su interior como otros no pueden sentir. El Espíritu Santo reposa sobre los cristianos perseguidos de la misma manera en que la nube de gloria reposaba sobre el tabernáculo de la nación hebrea en los tiempos del Antiguo Testamento, indicando la presencia de Dios.

Cuando un creyente sufre, la presencia de Dios reposa en él de forma especial para darle fortaleza y resistencia más allá de la dimensión física. Por eso, si en algún momento somos insultados o calumniados por nuestra fe en Jesucristo, no nos entristezcamos, ni pensemos en abandonar el camino que hemos encontrado, más bien, sintámonos alegres y tomemos esas calumnias e insultos como parte de las bendiciones de haber aceptado a Cristo como nuestro Señor y Salvador. Además, al ser insultados, podemos sentir la maravillosa y extraordinaria presencia del Espíritu Santo de Dios, reposando sobre nosotros.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x