Jesus Is Life

VALOREMOS NUESTRA SALVACIÓN

VALOREMOS NUESTRA SALVACIÓN

Con el pasar del tiempo, cada una de las cosas que adquirimos a lo largo de nuestra vida se van depreciando. Entre más pasa el tiempo, las cosas pierden su valor inicial, hasta el punto de no llegar a valer nada. Entre las cosas que han perdido su valor a través del tiempo, en el círculo cristiano se encuentra la salvación. En la actualidad, para gran número de seguidores de Cristo, la salvación ha perdido su atractivo, su valor, ese gran valor que tenía para los cristianos en el inicio de la iglesia primitiva; razón por la cual, a pesar de profesar su fe en el sacrificio de Cristo Jesús, no viven en obediencia a cada una de sus enseñanzas, más viven como el resto de las personas que no han reconocido el Señorío que tiene Jesucristo en este mundo. A los seguidores de Cristo que desprecian el gran valor que tiene la salvación, el apóstol Pablo les advierte: “con más razón seremos castigados nosotros si no reconocemos el gran valor de la salvación que él nos ofrece. Porque el Señor Jesús mismo fue el primero en comunicar el mensaje de salvación, y después, los que oyeron ese mensaje nos demostraron que era verdad.” Hebreos 2:3 TLA.

Todas las personas que no reconozcan la acción salvífica que realizó Cristo Jesús a su favor, tienen garantizado el castigo merecido en el final de los tiempos. Dios castigará severamente a todo aquel que desprecie el sacrificio de su Hijo amado; pues voluntariamente no quieren escuchar ni creer en la acción redentora que hizo Jesucristo. El Señor mismo inició compartiendo las buenas noticias de salvación y la vida eterna a todas las personas cuando estuvo en este mundo. Este mensaje salvífico que anunció Cristo, se encuentra registrado en las páginas de los diferentes libros del Nuevo Testamento. Este mismo mensaje fue anunciado y demostrado por los discípulos de Cristo y luego por la iglesia naciente. El mensaje salvífico de Cristo, a través de los siglos no ha estado oculto para nadie, más bien ha estado a disposición de toda la humanidad. Esta es la razón principal por la cual los que no acepten este mensaje en vida, después de su muerte física serán condenados al lago de fuego y al juicio final.

Si la desobediencia al pacto antiguo de la ley traía juicio inmediato sobre todo aquel que la despreciare voluntariamente, ¡cuánto más severo será el juicio por la desobediencia al nuevo pacto del evangelio de salvación y la vida eterna, que fue mediado por Cristo Jesús en la cruz del calvario. El mensajero y el mensaje del nuevo pacto son mayores que los mensajeros y el mensaje del antiguo pacto, ya que el antiguo pacto fue anunciado por los hombres y ángeles que estaban a su servicio. El mensaje de la salvación, fue encarnado en Cristo, cuyo nombre mismo significa salvación, que incluye no sólo la liberación de los enemigos y de la muerte, y las grandes bendiciones temporales, sino también la gracia del Espíritu, el perdón de los pecados, y la promesa del cielo, la gloria y la vida eterna. Cuanto más grande es el privilegio y la recompensa, mayor es el castigo por todo acto de desobediencia o negligencia a la salvación ofrecida gratuitamente por Cristo.

Descuidar una salvación tan grande recibida es más grave que no haberla aceptado, ya que al aceptar el mensaje salvífico de Cristo tenemos una mayor responsabilidad de obedecerla y practicarla. No creamos que es suficiente con haber aceptado el mensaje de Cristo, pues si pensamos de esa manera, es como si no apreciáramos la acción sacrificial realizada en la cruz del calvario. No obedecer, ni practicar las enseñanzas de Cristo, es desvalorizar su salvación ofrecida por su gran amor y misericordia. Empecemos a tener por gran valor la salvación que hemos recibido, practiquemos cada una de sus enseñanzas, caso contrario, seremos castigados más severamente que aquellos que nunca recibieron a Cristo Jesús en sus corazones.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x