Jesus Is Life

SOMOS COMPLEJOS Y PERFECTOS

SOMOS COMPLEJOS Y PERFECTOS.

SALMOS 139:13 Tú creaste las delicadas partes internas de mi cuerpo y me entretejiste en el vientre de mi madre. 14 ¡Gracias por hacerme tan maravillosamente complejo! Tu fino trabajo es maravilloso, lo sé muy bien. 15 Tú me observabas mientras iba cobrando forma en secreto, mientras se entretejían mis partes en la oscuridad de la matriz. 16 Me viste antes de que naciera…17 NTV.

En los últimos tiempos, la cirugía estética ha avanzado a pasos agigantados, debido a las grandes demandas de personas que buscan realizarse retoques en distintas partes de sus cuerpos. Pues casi la totalidad de las personas, no están conformes con el aspecto físico que tienen, por eso recurren a la cirugía estética para tratar de mejorar sus aspectos. Las personas, no están conformes con nada de su aspecto físico, unos quieren subir de peso y otros bajar de peso, unos quieren la nariz puntiaguda y otras no tan puntiaguda, unos quieren subir sus medidas y otros quieren bajar sus medidas, unos quieren tener el pelo rubio y otros el pelo negro, y así, se puede ir enumerando el inconformismo de las personas. Con ese inconformismo, no se detienen a pensar que fueron creados perfectamente por el eterno Creador.

Si todos los hombres se dieran cuenta al igual que el salmista: que cada parte de su cuerpo fue formado perfecta y delicadamente por las manos de Dios, estarían felices de sus aspectos físicos, pero por su ceguedad espiritual, solo ven imperfecciones en sus cuerpos y buscan cómo mejorarlos, haciendo a un lado la perfecta creación de Dios. Cada estructura del cuerpo humano, en el momento mismo que se encontraba en el seno materno, fueron entretejidos cuidadosamente en todos sus detalles por las manos del eterno Creador. Dios con su poder infinito formó las entrañas, órganos internos y cada parte del hombre, por eso son tan complejos, una maravilla de ingeniería divina. Con solo pensar en la complejidad del funcionamiento del cerebro, se puede entender que fue creado por un ser Divino. Dios creó al cerebro con la capacidad para grabar datos, sonidos, olores, vistas, toques, dolor; la habilidad de recordar; su poder para hacer cálculos; con su estilo aparentemente inagotable de tomar decisiones y solucionar problemas. El cerebro solo es un ejemplo de cuán complejo es el cuerpo humano creado por Dios.

Dios perfectamente entretejió en el vientre de la madre: los músculos, los tendones, los ligamentos, los nervios, las venas y las arterias, y los huesos del cuerpo humano. Dios fue formando absolutamente todo en el vientre de la madre, sin que ella se diera cuenta. Ante este hecho asombroso de Dios, el salmista dio gracias de todo corazón por haberlo hecho maravillosamente complejo. El salmista vio que, en la perfección de Dios, no había nada más por hacer para tratar de perfeccionar el aspecto complejo de su cuerpo. Las diferentes partes del cuerpo del hombre, son totalmente perfectos, porque fue creado minuciosamente por el perfecto Creador.

Queridos hermanos, el aspecto físico de cada persona es una perfección de la creación Divina. Dios hizo al hombre con esos rasgos físicos particulares porque así lo quiso y ante sus ojos fueron perfectos. El salmista asombrado del maravilloso trabajo de Dios al crearlo le expresó una profunda gratitud. En contraste al salmista, muchas personas no son gratas con Dios por los rasgos físicos que tienen, por eso, se realizan cirugías estéticas para cambiar sus rasgos físicos, sin pensar que al hacer esto, le están diciendo directamente a Dios, que todo el trabajo minucioso que hizo dándole forma a los rasgos físicos de su cuerpo, no sirve, y por eso tiene que recurrir a las manos de los hombres para perfeccionar el trabajo Divino. Hermanos, antes de hacernos algún retoque estético por vanidad, tengamos presente que los rasgos físicos que tenemos, son la obra maestra de nuestro Creador. Dios minuciosamente entretejió cada parte de nuestro organismo, y nos dio los rasgos físicos particulares que tenemos, mientras estábamos en el vientre de nuestra madre. No menospreciemos el perfecto trabajo de Dios, más bien, con una actitud humilde, seamos agradecidos por habernos hecho tan complejos y perfectos.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x