Jesus Is Life

EL DESCANSO PROMETIDO

En este mundo lleno de caos, ninguna persona puede llegar a alcanzar una paz verdadera, porque nunca puede haber paz en un mundo donde la maldad, la inseguridad, el dolor, la enfermedad, la muerte, la angustia y las necesidades reinen. La paz solo es posible en un lugar donde se pueda descansar tranquilamente sin ninguna clase de preocupaciones o angustias. La paz verdadera y el descanso sólo son posibles encontrarlas en la presencia de Dios. Por eso, estar en su presencia, es el anhelo de todas las personas que aceptan a Cristo Jesús en su corazón, porque sólo así alcanzarán el objetivo anhelado. Algunos cristianos piensan que, con el hecho de haber aceptado a Cristo como su Señor y Salvador, tienen asegurada su entrada al lugar de descanso eterno, por eso no se preocupan de llevar una vida en conformidad a las Sagradas Escrituras. A los que piensan de esa manera, el escritor de la carta a los Hebreos les hace esta aclaración: “Por eso, mientras siga en pie la promesa de descansar con Dios, debemos tener cuidado. Sería una lástima que alguno de ustedes no pudiera recibir de Dios ese descanso.” Hebreos 4:1 TLA.

Desde el momento que rescató al pueblo hebreo de la esclavitud, Dios les prometió un descanso eterno, ese descanso lo encontrarían al entrar a la tierra prometida. Porque antes de tomar posesión de la heredad prometida, el pueblo vagó por el desierto de un lugar a otro, con una incertidumbre total. En todo momento tenían que estar en alerta a posibles ataques de animales salvajes o caravanas de pueblos nómadas, así mismo tenían que estar alertas para movilizarse a otros lugares. Pero todo eso acabó cuando tomaron posesión de la tierra prometida, encontraron descanso de las movilizaciones constantes y del peregrinaje, así mismo tuvieron un lugar al cual llamar hogar. La promesa de descanso fue hecha para todo el pueblo, pero no todos alcanzaron esta promesa, porque no todos caminaron de acuerdo a la voluntad de Dios. Muchos hebreos perdieron la posibilidad de alcanzar el descanso prometido por el Señor.

Nadie debería pensar que la promesa de descanso hecha por Dios ya no es válida en el presente. Ya que no ha tenido un cumplimiento completo y definitivo en el pasado. Por eso, la oferta de descanso hecha por Dios en el pasado, sigue estando en vigor en el presente. Esta promesa tendrá su cumplimiento total y definitivo cuando los hijos de Dios lleguen a su presencia. El escritor de la carta a los Hebreos, exhorta a todos los cristianos a perseverar en la confianza en Dios, para que no se pierdan de la celebración del descanso tan merecido para aquellos que han seguido marchando a través del desierto a pesar de las dificultades.

Todos los que profesamos creer en Jesucristo, deberíamos cerciorarnos de que todavía no hemos alcanzado el objetivo definitivo. Ya que sólo lo alcanzaremos al estar en la presencia de Dios, por eso, mientras estemos con vida y caminando en este mundo, debemos mantenernos firmes en nuestra fe, obedeciendo y practicando cada una de las enseñanzas dejadas por Cristo. Pues si no lo hacemos, de nada servirá que hayamos aceptado a Cristo como nuestro Señor y Salvador. Sería una completa lástima que después de haber nadado tanto no podamos recibir el descanso prometido por nuestro amado Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x