Jesus Is Life

CONSAGRADOS AL SEÑOR

CONSAGRADOS AL SEÑOR.

SALMOS 132:8 Levántate, oh SEÑOR, y entra en tu lugar de descanso, junto con el arca, símbolo de tu poder. 9 Que tus sacerdotes se vistan de santidad; que tus leales servidores canten de alegría. 10 Por amor a tu siervo David, no rechaces al rey que has ungido. NTV

Una vez terminada la construcción de su casa, toda la familia se reúne y celebra a lo grande este hecho importante, invitando a sus amigos, familiares y vecinos, les hacen participes de su alegría y regocijos. Esta clase de celebraciones no son propias de las familias inconversas, pues también, las familias cristianas celebran al terminar su casa, pero las celebraciones no son iguales, son muy diferentes, ya que las familias cristianas lo celebran, dando gracias a Dios por haberles dado un lugar para vivir tranquilamente en un ámbito familiar. Además, ponen su nueva morada en las manos del Señor, para que Él sea quien gobierne en el corazón de todos los que van a morar en ella, y sea un lugar de paz y armonía para glorificar a Dios. Este sentir tuvo el salmista al concluir la construcción del templo de Jerusalén, anheló que Dios habitara en ella, y sea de bendición para toda la nación hebrea.

Posiblemente este salmo fue escrito por Salomón cuando colocó el arca del pacto en su lugar, en el templo que acababa de construir en la ciudad de su padre David. Una vez colocada el Arca del Pacto en su lugar, extendió su clamor al Señor para dedicar el templo a su Creador. En su oración, el salmista pidió a Dios que se levantara de su trono celestial y descendiera para morar en su santuario terrenal, e hiciera real el simbolismo del Arca del Pacto. Antes de la construcción del Templo, el Arca había sido el símbolo de la presencia de Dios en medio de su pueblo, pero el salmista ya no quería este simbolismo, él deseaba ahora que ya estaba construido el Templo, Dios pasar a morar en él y gobernar a su pueblo desde su nueva morada terrenal.

El salmista también pidió un linaje piadoso de sacerdotes, y un pueblo que canten de alegría. Sin duda, Salomón quería que todos los sacerdotes que iban a prestar servicio en el templo que acababa de construir, fuesen fieles y consagrados a Dios en su servicio y ministerios. Al igual, deseaba un pueblo que presentara reverencia y adoración sincera de todo corazón a Dios a través de cánticos y alabanzas. El anhelo del salmista, debe ser el anhelo de todos los que están al frente de una congregación. Deben anhelar que todos los líderes que sirven en algún ministerio de su iglesia, sean irreprensibles, y no solo los líderes ministeriales, sino también los miembros y más aún la cabeza que lleva adelante la obra. La justicia en el púlpito y el gozo en la congregación son una combinación que siempre produce una iglesia victoriosa, sea cual fuere el lugar y el tiempo.

Además, el salmista pidió el favor continuo de Dios hacia todos los que se sentaren en el trono de su padre David. Salomón pidió que la promesa hecha a su padre, no sea retirada, más bien que perdurara para siempre. El eterno Creador había prometido a su siervo David, que uno de sus descendientes siempre estaría ocupando el trono de Jerusalén, y que derramaría de sus bendiciones sobre el monarca que estuviera de turno gobernando a los hebreos. El salmista apeló al cumplimiento de esta promesa por amor a David. El eterno Creador jamás quebrantará alguna de sus promesas, Él las cumplirá porque no es hombre para olvidarse de Sus promesas hechas a sus hijos. Todos los creyentes pueden tener la certeza de que Dios cumplirá cada una de sus promesas a su debido tiempo.

Queridos hermanos, el salmista al dedicar el templo de Jerusalén al Señor, le pidió que su presencia se establezca en el templo y morara en ella permanentemente. También pidió que todos los que iban a servir en él, sean totalmente consagrados a Él. Al igual pidió que todo el pueblo se rinda en total adoración con alegría, con un corazón sincero de total reverencia. Además, pidió que no lo rechazara, más bien que lo guardara y cumpliera la promesa hecha a su padre. Hermanos, debemos clamar a nuestro amado Señor, para que en nuestras congregaciones se pueda manifestar su Poder y sea de bendición para todos los que asisten. Al igual, que todos los que servimos y los que se congregan, podamos ser consagrados totalmente a Él, en cuerpo, alma y espíritu. Que podamos presentar un corazón sincero de agradecimiento con cánticos de alabanza y loor a nuestro amado Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x