Jesus Is Life

DIOS, NUESTRO MURO PROTECTOR

SALMOS 125:1 Los que confían en el SEÑOR están seguros como el monte Sión; no serán vencidos, sino que permanecerán para siempre. 2 Así como las montañas rodean a Jerusalén, así rodea el SEÑOR a su pueblo, ahora y siempre. NTV.

Ante el incremento de la delincuencia, las personas buscan un lugar seguro para vivir con sus familiares, por eso cuando buscan una casa, lo buscan dentro de los conjuntos habitacionales que estén bien amuralladas, para que los delincuentes no puedan ingresar con total facilidad a sus hogares. Los muros de los conjuntos habitacionales para que den un cierto grado de protección a las familias, deben ser muros altos y bien reforzados para que no sean destruidos con facilidad por los delincuentes. Sin lugar a duda, una casa rodeada por muros, darán más seguridad que una casa libre y sin muros.

La ciudad de Jerusalén se encontraba rodeada de colinas, las cuales contribuían a la seguridad de la ciudad, igualmente desde esas colinas, el ejército judío podía vigilar todos los caminos de acceso a la ciudad. Esta ubicación estratégica de la ciudad, ayudaba al ejército judío para no ser sorprendidos por algún ataque de los ejércitos invasores. Las colinas que rodean a Jerusalén son: al este, el monte de los Olivos; por el sur, el monte del Mal Consejo, y por el oeste, las colinas que dominan el valle de Er-Rababy o Gehenna. Este cinturón de colinas es un símbolo de la custodia que el eterno Creador ejerce sobre su ciudad santa.

El salmista al ver la seguridad que daban las colinas que rodeaban a Jerusalén, alentó a sus compatriotas a que tengan una confianza similar en el cuidado y la protección de Dios. La ubicación de la ciudad de Jerusalén sobre las colinas era una garantía de estabilidad para los que son fieles a Dios. Por eso, tal como las colinas protegían como un muro a Jerusalén de las asechanzas enemigas, así el eterno Creador protegería como un muro de fuego de toda asechanza enemiga a los que en Él confían. Además, bajo el cuidado y la protección de Dios, el pueblo judío podía estar tan seguro como el monte de Sión, el monte de Dios. El salmista hizo referencia a Sión, debido a que este monte estaba especialmente vinculado a las creencias religiosas de su pueblo, ya que los vaticinios proféticos hablaban de los fundamentos inconmovibles de Sión, puestos por el eterno Creador.

Todos los que confían en el Señor, no serán vencidos por la maldad de los hombres, ni tampoco por la maldad de las huestes espirituales que gobiernan este mundo, más bien serán como el monte Sión, inamovibles y permanecerán para siempre. Hallarán la victoria sobre todos sus adversarios, porque el eterno Creador es su muro protector y no permitirá que los malos triunfen sobre sus hijos. Así como las montañas rodean a Jerusalén, así rodeará con sus brazos el eterno Creador a su pueblo. No permitirá que nadie se les acerque para lastimarlos, la protección de Dios será para siempre.

Queridos hermanos, en la época de los reinos e imperios, el cinturón de colinas que rodean a la ciudad de Jerusalén, le dieron protección de los posibles ataques de los reinos invasores, una protección similar es la que da el Señor a los que en Él confían, pues el Señor será su muro de fuego protector desde ahora y para siempre. Hermanos, debido al incremento de violencia y delincuencia que están atravesando nuestras naciones en la actualidad, necesitamos de la protección Divina. Necesitamos que el Señor sea nuestro muro protector, para que nos proteja de toda asechanza maligna. Para tener esa protección Divina, nosotros debemos poner toda nuestra confianza en el Señor. Poner nuestras vidas en sus manos a través de nuestra oración, Solo Él nos puede dar la plenitud de protección de nuestras vidas, desde ahora y para siempre.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x