Jesus Is Life

ANUNCIEMOS EL EVANGELIO SIN NINGUNA AMBICIÓN

ANUNCIEMOS EL EVANGELIO SIN NINGUNA AMBICIÓN

La predicación de las buenas nuevas de salvación de Cristo se ha hecho un negocio redondo para un grupo de líderes seudo cristianos alrededor del mundo. Por el amor al dinero y bajo la influencia del maligno, estos hombres han sustituido la sana doctrina enseñada por los apóstoles de Cristo, con palabras huecas y vacías para endulzar el oído de las personas. En las últimas décadas, miles de personas se han dejado manipular por las palabrerías de estos falsos maestros, quienes han torcido el evangelio de Cristo, para llenarse los bolsillos con el dinero de sus adeptos. El apóstol Pedro afirma que el Señor ya tiene preparada la recompensa justa y merecida para todos los que pervirtieron su mensaje de salvación: “Esos falsos maestros desearán tener más y más dinero, y lo ganarán enseñando mentiras. Pero Dios ya decidió castigarlos desde hace mucho tiempo, y no se salvarán de ese castigo.” 2 Pedro 2:3 TLA.

El desear poseer más no es un pecado, siempre y cuando ese deseo no esté en contra de la palabra de Dios. Pues se puede anhelar tener más virtudes, más dones, más talentos, e inclusive más dinero. Se vuelve malo cuando se desea poseer lo que uno no tiene derecho a desear, y mucho menos a apropiarse. En pocas palabras: es malo el deseo codicioso del dinero o las cosas de otras personas; el deseo concupiscente de alguna persona; la ambición diabólica de prestigio y poder. La falsa enseñanza viene del deseo de poner las ideas propias en lugar de la verdad de Jesucristo; el falso maestro es culpable de nada menos que pervertir el evangelio de Cristo con la ambición de apoderarse de los bienes de otras personas.

Estos falsos maestros son codiciosos del dinero y han escogido el santo ministerio de la predicación de la palabra de Dios como profesión lucrativa. Su gran objetivo es conseguir muchos seguidores e inflar sus cuentas bancarias y sus bolsillos con el dinero de los pobres ilusos que creen en sus enseñanzas. Estos hombres, descaradamente hacen mercadería de las personas con las Sagradas Escrituras en la mano, se hacen pasar por ministros de justicia, hacen cantar himnos evangélicos bien conocidos, y citan algunos pasajes Bíblicos conocidos por la mayoría de cristianos, y así camuflar sus enseñanzas heréticas. Estos falsos maestros hacen doctrina de un versículo Bíblico sacándolo de contexto, para que sus seguidores se despojen de sus pertenencias y los entreguen voluntariamente en sus manos.

El apóstol Pedro afirma que Dios ya decidió el castigo merecido desde hace mucho tiempo para los que se lucran con el evangelio de su amado Hijo, y que ellos no se salvarán de ese castigo merecido. Las palabras de Dios son claras y concisas, nadie que tuerza el evangelio de Cristo para cumplir sus ambiciones podrá escaparse del castigo merecido. El juicio pronunciado por el apóstol sobre los falsos maestros hace tiempo, no tarda; llegará en el tiempo que menos lo esperen. Si somos predicadores de la Palabra de Dios, tengamos muy en cuenta estas advertencias. No hagamos doctrina de un versículo Bíblico para trasquilar a los que buscan a Dios de corazón. Anunciemos con claridad el evangelio de Cristo sin esperar recibir algún rédito económico por parte de los hombres, porque nuestra recompensa ya está asegurada en el reino de los cielos, donde ni los ladrones, ni la polilla jamás podrán minar.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x