Jesus Is Life

EXPONGAMOS NUESTROS PLANES A OTROS

EXPONGAMOS NUESTROS PLANES A OTROS

Al momento de planificar o emprender nuevos proyectos en nuestra vida, algunas veces evitamos consultar o compartir nuestras ideas a otros, porque creemos que todo lo que planificamos es perfecto. O también no consultamos a otros, por el temor de que no lleguen a apoyar nuestra visión. Esto no solo sucede en nuestros planes en nuestra vida secular, sino también en nuestra vida ministerial. En ocasiones, cuando queremos emprender un nuevo ministerio, no buscamos a un pastor, o a un hermano que tenga mayor conocimiento de la palabra de Dios, para exponerle el nuevo ministerio que deseamos emprender, y lanzamos el ministerio sin una consulta previa, confiando en nosotros mismos. Pese a que los ministerios cristianos sean para servir a Dios debemos seguir el ejemplo del apóstol Pablo: “Fui a Jerusalén, porque Dios me reveló que debía hacerlo. Durante mi tiempo allí, me reuní en privado con los que eran reconocidos como los dirigentes de la iglesia y les presenté el mensaje que predico a los gentiles. Quería asegurarme de que estábamos de acuerdo, porque temía que todos mis esfuerzos hubieran sido inútiles y que estaba corriendo la carrera en vano.” Gálatas 2:2 NTV.

Pese a que el apóstol Pablo fue enviado por Cristo Jesús a predicar las buenas nuevas de salvación a los gentiles, estuvo dispuesto a exponer el mensaje que predicaba a los líderes de la iglesia en Jerusalén. Por eso, cuando Dios mediante una revelación divina le ordenó presentarse en la iglesia de Jerusalén, sin ninguna clase de objeción, bajó a Jerusalén y les presentó el mensaje que predicaba a los gentiles. El mensaje que predicaba Pablo, para nada estaba contra las enseñanzas impartidas por la iglesia naciente, pero reconoció la importancia de presentarse ante los líderes de la iglesia para que no exista alguna controversia en cuanto a su ministerio de la Palabra, y así asegurarse de que estaban de acuerdo con su labor ministerial, y que sus esfuerzos no sean inútiles, ni correr la carrera en vano. La esencia del mensaje de Pablo, tanto a judíos como a gentiles, fue que la salvación de Dios es ofrecida a todos sin importar la raza, sexo, nacionalidad, riqueza, nivel social, educación o cualquier otra cosa. El perdón viene por medio de la confianza en Dios.

Es importante que cualquier plan que tengamos, lo compartamos con otros que puedan tener más conocimiento o experiencia, para que nos puedan orientar de la mejor manera, y más si los planes son para servir al Señor. Dios a través de los pastores o hermanos maduros en la fe, nos puede orientar para que no nos equivoquemos al momento de compartir la palabra sea en la congregación o fuera de ella, ni tampoco al momento de emprender nuevos ministerios. Al igual que el apóstol Pablo, acudamos a los siervos de mayor experiencia y sabiduría, para exponer el ministerio que estamos desarrollando, o que queremos emprender y así nos puedan orientar. Y si en algo nos estamos equivocando, ellos nos puedan corregir oportunamente para que no desviemos el mensaje del evangelio de nuestro amado Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x