Jesus Is Life

ACLAMAR AL SEÑOR CON ALEGRÍA

ACLAMAR AL SEÑOR CON ALEGRÍA

SALMOS 100:1 ¡Aclamen con alegría al SEÑOR, habitantes de toda la tierra! 2 Adoren al SEÑOR con gozo. Vengan ante él cantando con alegría. 3 ¡Reconozcan que el SEÑOR es Dios! Él nos hizo, y le pertenecemos; somos su pueblo, ovejas de su prado. 4 Entren por sus puertas con acción de gracias; vayan a sus atrios con alabanza. Denle gracias y alaben su nombre. 5 Pues el SEÑOR es bueno. Su amor inagotable permanece para siempre, y su fidelidad continúa de generación en generación. NTV.

Con el pasar de los tiempos, el gozo y la alegría de asistir a la iglesia para adorar y glorificar el santo nombre del Señor se va perdiendo. Esto es evidente ya que un gran número de creyentes asisten a los cultos solo por costumbre mas no por el gozo de estar en la casa de Dios. La religiosidad o costumbre ha hecho que no haya gozo en el corazón del creyente al momento de entrar por las puertas a la iglesia. Además, el tiempo que pasan en el culto, sus pensamientos no están enfocados en la alabanza, ni tampoco en la prédica del día, más bien, sus pensamientos están en otras cosas que no se relacionan con la adoración al único Dios verdadero.

La adoración al Señor debe ser con alegría y regocijo de corazón. Además, debe ser el eje central en la vida de los hijos de Dios, por eso el salmista conocedor de la adecuada adoración a Dios, hizo una vez más un llamado a sus compatriotas y a todas las naciones del mundo, a que lo aclamen y alaben con gozo y alegría. Las virtudes recalcadas por el salmista para una correcta adoración a Dios, no están presentes en el corazón de algunos creyentes, pues al momento de que cantan alabanzas a Dios, no sienten las palabras que pronuncian, más bien, mueven sus labios mecánicamente, como si fueran unos robots.

El salmista también pidió que reconozcan al Señor como el Dios Creador de todas las cosas existentes en el universo, incluyendo al hombre. El Señor es el Creador, y la humanidad redimida son sus criaturas, por eso el Señor cuida de ellos como un pastor a sus ovejas. El cuidado del Señor es evidente en la vida de todas las personas que forman parte de su rebaño. Porque Dios, con su gran poder, ha cambiado la vida de muchas personas que lo han aceptado como su Señor y Salvador. Dios les ha restaurado, y les ha dado una nueva perspectiva de vida, les ha dado su amor, su cuidado, su protección y sus bendiciones.

En gratitud al amor inagotable del Señor y a su infinita bondad, el salmista alienta a todo el pueblo a que entren por las puertas del templo con acción de gracias y que se dirijan a sus atrios con alabanzas que exalten y glorifiquen el nombre del Señor. El amor del Señor por toda la humanidad es inagotable, permanece para siempre, por eso a pesar de que el hombre se ha rebelado continuamente, Dios no ha derramado su ira, más bien le ha dado su perdón a través del sacrificio de su Hijo amado Cristo Jesús. Además, la fidelidad del Señor continúa de generación en generación. Gracias a esa fidelidad, todas las generaciones venideras pueden tener la certeza de que cada una de las promesas que hizo, se cumplirán.

Queridos hermanos, al ver todas las cosas maravillosas que Dios ha hecho por la humanidad, el hombre tiene demasiados motivos para alabar y glorificar el santo nombre del Señor. El Señor es Creador, es Redentor, Su bondad y Su amor son inagotables; además, Su fidelidad permanece para siempre. Hermanos, todos nosotros debemos reconocer que El Señor es nuestro Creador y Redentor, que nos cuida como el pastor cuida de su rebaño, por eso nuestra gratitud debe ser infinita. Debemos entrar por las puertas de la casa donde se le adora, con un corazón gozoso y lleno de alegría, con una actitud de rendirle toda nuestra adoración a través de nuestras voces. Debemos exaltar y glorificar el santo nombre de nuestro amado Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x