Jesus Is Life

EL JUICIO DE DIOS ES INMINENTE

EL JUICIO DE DIOS ES INMINENTE

SALMOS 94:7 El SEÑOR no está mirando dicen, y además, al Dios de Israel no le importa. 8 ¡Piénsenlo mejor, necios! ¿Cuándo por fin se darán cuenta? 10 Él castiga a las naciones, ¿acaso no los castigará a ustedes? Él todo lo sabe, ¿acaso no sabe también lo que ustedes hacen? 23 Dios hará que los pecados de los malvados se tornen contra ellos; los destruirá por sus pecados. El SEÑOR nuestro Dios los destruirá. NTV.

Los hombres inconversos al no ver el juicio inmediato de Dios sobre sus actos perversos, piensan que Dios no está pendiente de ellos, y que ni siquiera le importa, ni se da cuenta de los pecados que han cometido. Con estos pensamientos erróneos en mente, sin ninguna clase de temor, siguen adelante en sus vidas de pecado. Esta forma de pensar, también tuvieron algunos hombres del pueblo hebreo, que, sin ninguna clase de temor, se rebelaron contra su Creador, desobedecieron sus normas, leyes y mandamientos, y empezaron a vivir bajo el deleite de la carne, al igual que las naciones paganas que Dios había expulsado tiempos atrás de esas tierras.

El salmista al darse cuenta del mal proceder de algunos hombres de su nación, les llamó la atención y les dijo: Qué necios y torpes son los que piensan que a Dios no le importa las acciones perversas de los hombres. Las palabras del salmista son correctas, son necios y torpes todos los hombres que piensan que Dios no toma en cuenta sus pecados. Dios toma en cuenta cada pecado del hombre, pero no derrama su juicio inmediato solo por su amor y misericordia. Dios por su misericordia, espera que los hombres recapaciten de sus acciones perversas y vuelvan de su rebeldía nuevamente a sus caminos. La misericordia de Dios, es lo que no comprenden las personas necias, y erróneamente piensan que a Dios no le importa sus pecados y que nunca les va a castigar.

La misericordia de Dios tiene un límite, y derramará su castigo sobre todos aquellos que no aprovechen su providencia. En el pasado, Dios había sido misericordioso con las naciones paganas antes de expulsarlas de sus tierras, pero las naciones no aprovecharon esa misericordia y siguieron viviendo practicando su perversidad, razón por la cual el eterno Creador derramó su Juicio sobre esas naciones. Con este conocimiento en mente, el salmista también dijo a su pueblo: Si tuvo poder para castigar a las naciones paganas, como la historia demuestra, ¿será incapaz de castigar a ustedes? Él todo lo sabe, ¿acaso no sabe también lo que ustedes hacen?. La verdad es que Dios lo sabe todo, conoce los pensamientos de los hombres torcidos, y sabe que sus pensamientos son vanos y huecos. Para Dios nada es oculto.

Cuando la providencia de Dios termine hará que los pecados de los malvados se tornen contra ellos; los destruirá por sus pecados. En el día de la ira de Dios, cada hombre recibirá lo que se merece por no haber aprovechado su misericordia. La ira de Dios es tanto una de las perfecciones divinas como lo es su fidelidad, poder, amor o misericordia. La misma naturaleza de Dios hace del infierno una necesidad tan real como el cielo. Todo hombre después de su muerte física, tiene que ir a un lugar de destino eterno. Un lugar donde sea recompensado eternamente por su fidelidad y obediencia a Dios o un lugar donde reciba la condenación eterna por no haber atendido las advertencias Divinas.

Queridos hermanos: Dios es misericordioso con toda la humanidad, por eso no derrama su juicio inmediato sobre los pecadores. Él da oportunidades a los hombres para que se arrepientan de sus pecados y vuelvan a sus brazos amorosos. Pero llegará el día en el cual Dios levantará su misericordia y cada hombre será juzgado por cada uno de sus pecados. El eterno Creador tiene registrado cada uno de los pecados del hombre y conforme a esos pecados serán juzgados. Hermanos, jamás pensemos que Dios no nos está mirando. Él cada instante escudriña nuestros pensamientos, y sabe los pecados que vayamos a cometer antes de que lo hagamos. Si Dios condenó a las naciones paganas por sus pecados, igualmente nos condenará a nosotros, si no nos apartamos de los pecados. Si tenemos algún pecado que no le hayamos confesado, aprovechemos la oportunidad que nos está dando. Con un corazón quebrantado, acerquémonos delante de Él y pidámosle perdón por haberle fallado.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x