ORAR POR LOS GOBERNANTES.

 

SALMOS 72:1 Oh Dios, concede al rey tu amor por la justicia, y da rectitud al hijo del rey. 2 Ayúdale a juzgar correctamente a tu pueblo; que los pobres siempre reciban un trato imparcial. 4 Ayúdalo a defender al pobre, a rescatar a los hijos de los necesitados y a aplastar a sus opresores. 6 Que el gobierno del rey tenga la frescura de las lluvias de primavera sobre la hierba recién cortada, de los aguaceros que riegan la tierra. NTV.

 

Casi la totalidad de los mandatarios de las naciones democráticas del mundo, sufren de constantes críticas a lo largo de su periodo gubernamental, por los ciudadanos de la nación. La mayoría de las críticas son bien fundamentadas, ya que los mandatarios no cumplen sus funciones de la mejor manera, ni tampoco cumplen con los planes de gobierno propuestos en la campaña electoral. Pero también hay grupos de ciudadanos que critican a los mandatarios, por el solo hecho de que no pertenecen al partido político que apoyaron en las elecciones. Criticar en buenos términos y bajo un sólido fundamento es bueno, pero mejor es orar por los mandatarios a lo largo de todo el periodo de su gobierno, para que el eterno Creador pueda sensibilizar sus corazones y utilizarlos para el beneficio de toda la nación.

 

El rey David, conociendo que su periodo de gobierno al frente de la nación hebrea estaba llegando a su final, oró al eterno Creador por su sucesor. David pidió a Dios que, a su sucesor en el trono de Jerusalén, le conceda su amor por la justicia, y la rectitud, para que bajo esas cualidades, gobierne de la mejor manera a su amado pueblo. La mayoría de los gobiernos, no poseen las cualidades que David demanda para su sucesor. Es difícil que un gobierno bajo las influencias de este mundo, gobierne con justicia y rectitud a su nación. Solo un gobierno que esté en sujeción a la voluntad del eterno Creador, podrá gobernar con rectitud y justicia a sus conciudadanos. Por eso David oró para que Dios actuara en el corazón de su hijo Salomón y le diera el amor por la justicia y la rectitud.

 

En su oración, el salmista también pidió al eterno Creador que le conceda a su hijo Salomón, sabiduría para que juzgara correctamente a su pueblo, sin ninguna clase de favoritismos, que los ricos y los pobres siempre reciban un trato imparcial. Que Le ayudara a defender al pobre, a rescatar a los hijos de los necesitados y juzgar a los que osen oprimirlos injustamente. La mayoría de los gobiernos son imparciales al momento de ejercer su juicio. Algunos tienden a favorecer a los ricos, pero también hay gobernantes populistas que tienden a favorecer a los pobres. La nación necesita un gobierno imparcial, que no tuerza su balanza de justicia a ningún lado, que siempre juzgue con rectitud.

 

Además, el salmista pidió que a lo largo del reinado de su hijo, la nación sea próspera. Que la lluvia refrescara toda la tierra para que produzca hierva para los animales y frutos en abundancia para que satisfaga las necesidades alimenticias de toda la población de su reino. Sin duda, David quería que su pueblo sea bendecido por el eterno Creador bajo el gobierno de su hijo Salomón. David antes de partir de este mundo y llegar a la eternidad con Dios, a través de su oración, bendijo a su hijo y a todo su pueblo. En definitiva, David pidió a Dios que le dé sabiduría y gracia a su hijo para que pueda cumplir su deber de la mejor manera.

 

Queridos hermanos, la voluntad del eterno Creador es que todos los que ejercen algún grado de liderazgo o gobierno, caminen en justicia y rectitud. Que utilicen la autoridad que Dios les dio de forma justa e imparcial. Que defienda a todos los oprimidos sin importar la condición social. Un gobierno justo y recto, sin duda es el anhelo de todos los ciudadanos, para que ese anhelo pueda ser una realidad, todos deben extender su clamor al eterno Creador, para que Dios les pueda cambiar la voluntad de ellos y darles ese amor por la justicia y la rectitud. Hermanos, Cuando pensemos en los líderes del mundo de esta época, pensemos en cómo cambiaría el mundo si se comprometieran con las cualidades expuestas por David en su oración por su hijo. En vez de criticar a nuestros gobernantes, debemos empezar a orar sin desmayar por ellos, para que la gracia del Señor pueda tocar sus vidas y puedan empezar a gobernar bajo la voluntad del eterno Creador.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x