CRISTO NUESTRO SUMO SACERDOTE

 

El hombre para llegar a la presencia de Dios Padre debe ser redimido de todos sus pecados, ya que, sin esa redención, jamás podrá acceder al trono de la gracia de Dios. Para que el hombre pueda alcanzar esa redención, el eterno Creador en los tiempos del Antiguo Testamento, instauró el ministerio sacerdotal en este mundo. Los sacerdotes eran los encargados de redimir a los hombres a través de los diferentes ritos sacrificiales decretados por Jehová. Estos rituales se realizaban en los Tabernáculos hechos por manos humanas. En la actualidad, existen algunos grupos religiosos alrededor del mundo, donde el oficio sacerdotal sigue vigente. Estos grupos de sacerdotes, siguen practicando los rituales sacrificiales del Antiguo Testamento para redimir a los hombres, omitiendo de este modo la existencia de un mejor Sumo Sacerdote que está ejerciendo su función sacerdotal. “Entonces Cristo ahora ha llegado a ser el Sumo Sacerdote por sobre todas las cosas buenas que han venido. Él entró en ese tabernáculo superior y más perfecto que está en el cielo, el cual no fue hecho por manos humanas ni forma parte del mundo creado.” Hebreos 9:11 NTV.

 

Los rituales sacrificiales del Antiguo Testamento sólo liberaban al hombre externo de la inmundicia ceremonial y los equipaba para algunos privilegios externos, por eso era necesario la instauración de una nueva orden sacerdotal con la capacidad de liberar al hombre en su totalidad. Cristo Jesus a través de su muerte y resurrección, instauró esta nueva orden sacerdotal, desechando de esa forma la antigua orden, ya que esta, no pudo cumplir con cabalidad las demandas de la ley. El antiguo orden sacerdotal, ejerció sus funciones en los tabernáculos hechos por manos humanas que formaban parte del mundo creado, pero la nueva orden sacerdotal ejerce sus funciones en un tabernáculo superior y más perfecto que está en el cielo.

 

En esta nueva orden, Cristo es el Sumo Sacerdote quien redimió de una vez y para siempre a toda la humanidad, haciendo posible que todo ser humano pueda acceder al trono de la gracia de Dios. Cristo Jesús, es nuestro Sumo Sacerdote, Quien entró al tabernáculo superior y más perfecto que está en el cielo, un tabernáculo que jamás será destruido. En Cristo están todas las cosas buenas pasadas, presentes y futuras que han llegado a nuestras vidas. A través de su Sacerdocio, nos garantiza la redención eterna de nuestros pecados y la promesa de una herencia en el reino celestial.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x