UN NUEVO AVIVAMIENTO.

 

SALMOS 67:2 Que se conozcan tus caminos en toda la tierra y tu poder salvador entre los pueblos por todas partes. 3 Que las naciones te alaben, oh Dios, sí, que todas las naciones te alaben. 4 Que el mundo entero cante de alegría, porque tú gobiernas a las naciones con justicia y guías a la gente de todo el mundo. NTV.

 

Alcanzar al mundo con las buenas nuevas de salvación, fue el propósito que Cristo Jesús estableció para todos sus seguidores, antes de ascender al trono de la gracia en la morada celestial. Pero este propósito no fue establecido recién con la ascensión de Jesucristo al cielo, ya que este propósito, fue establecido muchísimos años antes de la llegada de Cristo a este mundo. Pues este propósito fue delegado por el eterno Creador a su pueblo escogido en la región de Mesopotamia. Israel había sido la nación elegida para que testificara al único Dios verdadero, entre las naciones paganas que vivían en el mundo antiguo.

 

El salmista al reflexionar en las múltiples dadivas que había recibido de las manos del eterno Creador, reconoció el propósito que Dios había establecido para su pueblo en el pasado. Reconoció que su pueblo había sido escogido para dar a conocer la salvación de Dios a todos los pueblos. Israel había sido elegida para ser luz y guía para todas las naciones que vivían en obscuridad a causa de sus pecados. Pero Israel había fracasado en su propósito, pues no había logrado influir en la vida de las naciones paganas, más bien, ellos una y otra vez se habían dejado influenciar por las costumbres religiosas de los pueblos paganos, y muchas veces adoptaron esas costumbres religiosas y la trasladaron a la adoración al único Dios verdadero.

 

David al reconocer el propósito de Dios para el pueblo hebreo, constituyó una oración misionera. El salmista oró para que todas las naciones paganas del mundo, conocieran los caminos del Señor y su poder salvador, a todos los que invocaren su Santo Nombre. No era la voluntad de Dios que Israel fuese término de Sus bendiciones, sino canal de las mismas. A lo largo del Antiguo Testamento, existen numerosas indicaciones, de que la salvación de Dios era para los gentiles tanto como para los judíos, y que Israel, como nación de sacerdotes, tenía que servir como mediador entre Dios y las naciones.

 

Además, el salmista oró para que las naciones inconversas pudiesen experimentar la misma gracia y bendición que Dios había puesto sobre su pueblo Israel, en la bendición que les dio a Moisés y a Aarón. En presencia de todo su pueblo, a través de este clamor, David pidió un avivamiento para el pueblo de Dios, y este avivamiento resultaría en la expansión misionera que alcanzaría a todas las naciones, cumpliendo así con el propósito establecido por el Señor para la nación.

 

En su oración el salmista también pidió que las naciones alabasen a Dios, y que cantasen con alegría, porque Dios con su asombroso poder gobernaría a las naciones con justicia y guiaría a la población de todo el mundo. Cuando Dios gobierna y dirige a los pueblos, lo hace con rectitud, equidad y justicia. Los pueblos pueden experimentar gozo, paz y tranquilidad, porque pueden sentir una seguridad tan profunda que ningún gobierno terrenal les puede dar. Un pueblo gobernado por Dios, es alegre, se regocija, canta, alaba y glorifica el santo nombre de Dios.

 

Queridos hermanos, el pueblo hebreo fue elegido por el eterno Creador para que compartiera las buenas nuevas de salvación a todas las naciones inconversas del mundo antiguo. El salmista al reconocer este mandato Divino, extendió su clamor al Señor, para que se elevara un avivamiento entre su pueblo y cumplieran la misión encomendada.

 

Hermanos, al igual que el pueblo hebreo, nosotros tenemos el mismo mandato que cumplir, Jesucristo nos encomendó para que llevemos las buenas nuevas de salvación a todas las naciones del mundo. Israel fue negligente en cumplir este mandato, pero nosotros no seamos negligentes como Israel. Oremos al Señor para que se levante un nuevo avivamiento en las nuevas generaciones y podamos cumplir con la encomienda de nuestro amado Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x