REFLEJEMOS LA SABIDURÍA DE DIOS.

 

¿Ha llegado a pensar en algún momento si usted es una persona sabia? Si al hacerse esta pregunta y su respuesta fue positiva: ¿Qué clase de sabiduría es la que tiene? ¿Acaso la sabiduría que tiene, proviene de Dios o es la sabiduría que proviene del mundo y del demonio? Para que tengamos la certeza de saber qué clase de sabiduría es la que poseemos, el apóstol Santiago en su epístola, nos da las pautas de la sabiduría que proviene de Dios: “En cambio, los que tienen la sabiduría que viene de Dios, no hacen lo malo; al contrario, buscan la paz, son obedientes y amables con los demás, se compadecen de los que sufren, y siempre hacen lo bueno; tratan a todos de la misma manera, y son verdaderos cristianos.” Santiago 3:17 TLA.

 

En este mundo, existen dos clases de sabiduría: la sabiduría que proviene de Dios y la sabiduría que viene del mundo. Cada una de ellas son muy diferentes, y tienen sus características bien delimitadas. Las personas pueden tener alguna de las dos clases de sabiduría, pero los seguidores de Cristo solo deben anhelar tener la sabiduría que viene de Dios, porque esa sabiduría le ayudará a seguir en el camino de la salvación y la vida eterna. La sabiduría que viene de Dios, puede medirse por la profundidad del carácter de una persona. Así como una persona puede identificar un árbol por el tipo de fruto que produce, también la persona puede evaluar su propia sabiduría por la forma en que actúa ante su prójimo y ante Dios.

 

El cristiano que tiene la sabiduría de Dios en su interior es una persona pura, íntegra en su vida espiritual y moral. Es amante de la paz y la promueve en todos los espacios de su influencia. Es amable, dulce y razonable, está dispuesta a someterse a toda clase de maltrato y dificultad con una actitud de humildad amable y tranquila, sin pensamiento alguno de odio o venganza. Es obediente, y está dispuesta a ser enseñada, es dócil y se somete de buena gana a la disciplina a vivir conforme a ciertos parámetros morales o legales constituidos en una nación, y sobre todo a vivir bajo los parámetros establecidos por el eterno Creador. Es compasiva, muestra interés y preocupación por los que sufren dolor y penalidades, tiene la capacidad para perdonar con rapidez. Y, sobre todo, siempre hace lo bueno; trata a todos de la misma manera sin distinciones injustificadas.

 

Al ver esta larga lista de cualidades que posee la sabiduría de Dios, podemos analizar nuestro interior y saber si nosotros tenemos la sabiduría de Dios en nuestro interior, o todavía estamos bajo la influencia de la sabiduría del mundo. Si estamos bajo la influencia de la sabiduría del mundo, es momento de que nos despojemos del yo interior que gobierna nuestras vidas, y dejemos que el Señor empiece a trabajar por medio del Espíritu Santo que mora en nosotros. Como seguidores de Cristo, debemos tener la sabiduría de Dios reflejada en nuestras vidas.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x