CRISTIANOS PRUDENTES

 

Antes de echar los cimientos para construir una casa, las personas sensatas analizan la firmeza de la superficie del terreno, para no ser sorprendidos en medio de la obra, pues si construyen en un terreno donde la superficie es débil, la construcción con el pasar de los tiempos se les puede venir abajo, y entonces, todo el trabajo habrá sido en vano. La vida cristiana es algo similar, los seguidores de Cristo, deben estar cimentados en una superficie firme, para que puedan resistir las tormentas y las aflicciones propias de la vida cristiana. ¿Y cuál es esta superficie firme? Esta superficie firme nos da a conocer nuestro amado Señor en el evangelio de Mateo: “Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca.” Mateo 7:24 NVI.

 

En los tiempos de Cristo Jesús , los rabinos judíos debatían entre qué era lo más importante en la vida religiosa: si oír o cumplir la ley. La mayoría de los rabinos pensaban que el oír era más importante, porque uno podía cumplir la ley sin oírla. Pero insistían en que los dos aspectos eran importantes. La idea de ser juzgados por oír y no obedecer les era familiar. Con respecto a esta disputa, Cristo Jesús hace sobresalir que lo importante es practicar y no quedarse en el oír. Por eso, en una de sus enseñanzas, el Señor comparó a sus seguidores que oyen y ponen por obra las palabras de Dios, con un hombre prudente que edifica su casa sobre la roca.

 

La casa representa la vida espiritual del creyente, y la roca representa la obediencia a la palabra de Dios. Por lo tanto, construir la casa sobre la roca; es ser un cristiano atento que responde a las enseñanzas del Señor, en vez de ser un seguidor superficial e hipócrita. Practicar la obediencia de la palabra de Dios se convierte en fundamento sólido para crecer y madurar en la vida cristiana, además ayuda a resistir las tormentas y las aflicciones propias de la vida secular y espiritual. Sí, es cómodo escuchar y no poner por obra la palabra de Dios. Pero si anhelamos contar entre los creyentes prudentes, ya no sólo escuchemos atentamente las enseñanzas que nos imparten nuestros pastores y líderes desde el púlpito, empecemos a poner en práctica cada una de las enseñanzas de nuestro amado Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x