Jesus Is Life

PROCLAMAR EL PODER DE DIOS.

 

SALMOS 40:1 Con paciencia esperé que el SEÑOR me ayudara, y Él se fijo en mí y oyó mi clamor. 2 Me sacó del foso de desesperación, del lodo y del fango. Puso mis pies sobre suelo firme y a medida que yo caminaba, me estabilizó. 3 Me dio un canto nuevo para entonar, un himno de alabanza a nuestro Dios. Muchos verán lo que Él hizo y quedarán asombrados; pondrán su confianza en el SEÑOR. 9 A todo tu pueblo le conté de tu justicia. No tuve temor de hablar con libertad, como tú bien lo sabes, oh SEÑOR. NTV.

 

Hay momentos en la vida del hombre cuando parece ser que no hay ninguna escapatoria o posible salida a las tribulaciones que está atravesando. Pues los males en vez de desaparecer van acumulándose uno tras otro. En esos momentos obscuros, toda esperanza de días mejores se desvanece, y la depresión se apodera por completo de la mente del hombre. David a pesar de haber sido ungido como rey de la nación hebrea, no estuvo excepto a la depresión a causa de las tribulaciones, él tuvo que atravesar cada una de ellas con la ayuda del eterno Creador.

 

Esperar con paciencia la ayuda del eterno Creador, no es fácil si se encuentra en medio de las tormentas, sin embargo, el salmista esperó con paciencia a que el Señor acudiera en su ayuda y le sacara del foso de la depresión, del lodo y del fango en el cual se encontraba sumergido. Mientras esperaba el favor de Dios, David clamó al SEÑOR: Él oyó su clamor y le dio la respuesta que esperaba. No solamente lo sacó del pozo, sino que puso sus pies sobre suelo firme, y a medida que caminaba, estabilizó sus pasos.

 

Esperar, debe ser una cualidad que todo hombre debería procurar para ver la respuesta de Dios a sus oraciones, tal como lo hizo David en su tiempo, ya que Dios responde la oración en conformidad a su tiempo y no a los tiempos del hombre. Al igual Jesucristo, durante su ministerio terrenal, no recibió siempre unas respuestas instantáneas a Sus oraciones. Él tuvo que esperar los tiempos de su Padre para ver la respuesta a sus oraciones. En su espera reconocía que la demora no significaba que su Padre le haya negado su petición, sino que esperaba el mejor momento para dar su respuesta.

 

El señor no solo liberó a David del pozo de la desesperación, sino que también le dio un canto nuevo para que entonara, un himno de alabanza al eterno Creador. Dios no solo libera de las tormentas que amenazan la vida del hombre, sino que también le da nuevas esperanzas de vida, un cántico nuevo para que su nombre sea alabado y glorificado eternamente. David se propuso a contar a todo el mundo lo que el Señor había hecho en su vida. De cómo le había rescatado y liberado de sus aflicciones para que todo el mundo se acercara confiadamente ante su presencia. Las manifestaciones milagrosas de Dios en la vida del hombre, no deben quedar ocultas, más bien deben ser compartidas con todo los que lo rodean. Pues solo el testimonio del poder asombroso de Dios, puede transformar el corazón de los que no le conocen para que se acerquen ante su presencia y le entreguen sus vidas.

 

Queridos hermanos, cuando David fue rescatado del pozo de la depresión, no cerró sus labios para ocultar las bendiciones que había recibido del Señor, más bien sin temor, compartió en medio de la asamblea a todos sus compatriotas, acerca del asombroso poder de Dios para liberar de las aflicciones y dar nuevas esperanzas de vida, a todos los que confían en Él. Hermanos, cuando recibamos el impacto de las bendiciones de Dios en nuestra vida, no debemos mantenerlo oculto, sino que debemos compartir a otros lo que Dios ha hecho por nosotros. Si la fidelidad de Dios ha cambiado nuestra vida, no debemos ser tímidos. Debemos actuar con valentía y proclamar el asombroso poder de Dios, para liberar de las tormentas a todo aquel que en Él confía.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x