Jesus Is Life

TENEMOS LIBERTAD PARA ENTRAR A LA PRESENCIA DE DIOS.

 

En las congregaciones cristianas hay hermanos que a pesar de llevar muchos años de haber aceptado a Cristo en sus corazones, todavía tienen dudas acerca de su entrada al trono de la gracia de Dios. Esta incertidumbre causa que no lleguen a una correcta madurez en su caminar en Cristo, ni que se involucren en los diferentes ministerios de las congregaciones a las que asisten. A los que tienen dudas acerca de su entrada al lugar más Santo de Dios, el escritor de la epístola a los hebreos les conforta a través de estas palabras: “Hermanos, la sangre que Jesús derramó al morir nos permite ahora tener amistad con Dios, y entrar con toda libertad al lugar más santo.” Hebreos 10:19 TLA.

 

El lugar más santo o el lugar santísimo, era una habitación dentro del templo de Jerusalén en los tiempos del Antiguo Testamento, la cual estaba oculta de la vista del pueblo hebreo por un velo. Los pecadores no se podían atrever a acercarse al símbolo de la presencia de Dios en el Lugar Santísimo en el Templo, sino que sólo lo podía hacer el sumo sacerdote, con temor y temblor, y lo hacía una sola vez al año en el día de la expiación, cuando ofrecía sacrificios por los pecados de la nación y por sus propios pecados. La sangre de Cristo derramada en la cruz del calvario, quitó el velo que cubría el lugar santísimo del templo, y gracias a esto, todos los creyentes pueden entrar a la presencia de Dios en todo momento.

 

La libertad de entrada al lugar Santísimo, no es al cuarto que se encontraba en el templo de Jerusalén, ni algún otro templo terrenal como en los tiempos del Antiguo Testamento, ya que, en la actualidad, Dios no tiene un lugar especial donde sólo una casta especial de hombres pueda aproximarse a Él. En vez de ello, todos los creyentes podemos acudir a Su presencia por fe en cualquier momento y desde cualquier lugar de la tierra. Ya no tiene que haber ni un ápice de duda en nuestro corazón ni en nuestra mente, acerca de nuestra entrada a la presencia de Dios Padre, porque la sangre de Cristo derramada en la cruz, nos da total libertad para entrar y acercarnos abierta y corporalmente a la presencia de nuestro Padre eterno que está en el cielo.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x