• Jue. Jun 30th, 2022

CANTAR Y ALABAR POR SIEMPRE

May 18, 2022

CANTAR Y ALABAR POR SIEMPRE.

 

SALMOS 30:2 Oh SEÑOR, mi Dios, clamé a ti por ayuda, y me devolviste la salud. 3 Me levantaste de la tumba, oh SEÑOR; me libraste de caer en la fosa de la muerte. 11 Tú cambiaste mi duelo en alegre danza; me quitaste la ropa de luto y me vestiste de alegría, 12 para que yo te cante alabanzas y no me quede callado. Oh SEÑOR, mi Dios, ¡por siempre te daré gracias! NTV.

 

Las personas que han pasado por una larga hospitalización, a causa de una enfermedad grave, cuando el médico les da las buenas noticias de que la enfermedad que padecían ha cedido, y que pueden volver a sus hogares con sus familiares, sienten un gran alivio y una completa alegría. Pues despiden al mundo estéril de la cirugía, la anestesia, el cuidado intensivo, los goteros, las inyecciones y el desfile interminable de pastillas. Con el regocijo de haber alcanzado la sanidad, agradecen de todo corazón a los médicos que trataron su enfermedad y le devolvieron la salud. En el pasado, el Médico de los médicos a través de su gran poder, devolvió la sanidad a su siervo David, y le libró de las garras de la muerte.

 

En los últimos años de su reinado. David padeció de una enfermedad grave. Esta enfermedad había hecho que los signos vitales del monarca descendieran a un estado crítico. Sus enemigos al saber del estado crítico de su salud, se alegraron y se frotaron sus manos con la esperanza de su muerte inminente. Pero a pesar de la situación crítica de David, no encontró la muerte, ya que el eterno Creador había escuchado la oración ferviente de su siervo y le había devuelto la salud. David recuperado de su enfermedad, compuso un cántico de gratitud al Señor.

 

En su cántico , David reconoce la fidelidad de Dios para dar respuesta a la oración de sus siervos. Además, reconoció que la restauración de su cuerpo, no había sido una mera casualidad, sino, era la obra poderosa de Dios. David en su cántico glorifica a su Creador porque le había levantado de la tumba, lo había liberado de caer en la fosa de la muerte. Es un hecho evidente, que la mayoría de las enfermedades, conducen a la muerte a las personas, conducen al sepulcro, donde el cuerpo se desvanecerá y volverá al polvo de donde fue tomado. Pero el eterno Creador había liberado a David de ese destino fatal, y le había devuelto la salud.

 

Al ser liberado de la muerte, David, exclamó estas palabras a su Creador: Tú cambiaste mi duelo en alegre danza; me quitaste la ropa de luto y me vestiste de alegría, para que yo te cante alabanzas y no me quede callado. La enfermedad había afligido a David, pero Dios a través de su majestuoso poder había cambiado esa tristeza por alegría, le había quitado el dolor de la enfermedad y le había dado el regocijo de la sanidad. Libre de toda enfermedad y dolor, David estaba dispuesto a alabar al Señor en esta vida en lugar de acostarse en el silencio de la tumba. Y esto es exactamente lo que se propuso el monarca: cantar, alabar y glorificar al Señor para siempre.

 

Queridos hermanos, David al ser restaurado de su enfermedad, reconoció que su sanidad fue gracias a la obra sanadora de su Creador, por eso, propuso en su corazón, cantar alabanzas a su Señor, y darle gracias por siempre, por haberle liberado de las garras de la muerte y haberle devuelto la alegría de la vida. Hermanos, si analizamos nuestra vida, o la vida de algún familiar, podemos darnos cuenta de que el Señor, muchas veces ha escuchado nuestras oraciones y ha derramado de su sanidad. Si reconocemos esta obra sanadora de Dios, al igual que David, propongamos en nuestro corazón, cantar y glorificar su santo nombre. Compartamos nuestra alegría, invitando a todos los que estén a nuestro alrededor, a unirse a nosotros en alabanza a nuestro amado Creador.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x