• Mar. May 24th, 2022

TODO LO BUENO Y PERFECTO, DESCIENDE DE DIOS

May 9, 2022

TODO LO BUENO Y PERFECTO, DESCIENDE DE DIOS

 

Frecuentemente, cuando los logros y triunfos sobreabundan en nuestras vidas, nos vanagloriamos y pensamos que todos esos logros son frutos de nuestro arduo esfuerzo, que nadie más intervino para alcanzar el éxito deseado. Pero cuando las cosas no marchan bien, y no obtenemos los logros deseados a pesar de todo el esfuerzo que pongamos, no hacemos una auto evaluación de nuestras acciones, pues pensamos que no es nuestra culpa, y buscamos culpables de nuestro fracaso. Generalmente, al igual que las personas que no conocen de Dios, echamos la culpa de todo lo malo a Dios. Pero Dios no tiene la culpa de nuestros males, ni tampoco de nuestro fracaso, y esto nos da a conocer el apóstol Santiago: “Todo lo que es bueno y perfecto desciende a nosotros de parte de Dios nuestro Padre, quien creó todas las luces de los cielos. Él nunca cambia ni varía como una sombra en movimiento.” Santiago 1:17.

 

A pesar de ser seguidores de Cristo, nos hemos acostumbrado a echar la culpa de todo lo malo que nos pasa a Dios, y de atribuirnos las cosas buenas a nuestros esfuerzos. Pero Dios, por medio del apóstol Santiago afirma que: Todo lo bueno y perfecto para la vida de las personas proviene de sus manos, ya que Dios, es el Padre de toda la humanidad. ¡Si todo lo bueno y perfecto proviene de las manos de Dios, porque persistimos en culparle de todas las desgracias que nos pasan?. Porque al culpar Dios, nos deshacemos de nuestra responsabilidad al tomar malas decisiones para nuestras vidas. Dios es el perfecto creador del universo, es nuestro Creador, es nuestro Padre y nos ama profundamente, Él siempre nos dará lo que es bueno y lo necesario para nuestras vidas.

 

Dios desde tiempos remotos, ha derramado sus dádivas en las vidas de su pueblo, lo hace en la actualidad, y lo seguirá haciendo hasta la eternidad, porque Dios nunca cambia. Nuestro Creador no cambia, amándonos por un momento y luego volviéndose en contra de nosotros. Es el Señor, el fiel Dios de las promesas de amor, en el cual no hay fases ni períodos de sombra. Él nos dio la vida física, y luego nos dio un renacimiento mediante su poderosa Palabra a la vida espiritual para que podamos ser primicias, es decir, lo selecto, una parte apreciada de toda la creación, la parte de la que está más orgulloso. Dejemos de culpar a Dios de todo lo malo que nos pasa, porque en Él, no hay maldad, en Él solo hay el profundo amor por nosotros y de sus manos solo recibiremos lo bueno y perfecto para nuestras vidas.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x