• Jue. Jun 30th, 2022

¿QUIÉN PUEDE ADORAR A DIOS EN SU SANTUARIO?

Abr 27, 2022
¿QUIÉN PUEDE ADORAR A DIOS EN SU SANTUARIO?
SALMOS 15:1 SEÑOR, ¿quién puede adorar en tu santuario? ¿Quién puede entrar a tu presencia en tu monte santo? 2 Los que llevan una vida intachable y hacen lo correcto, los que dicen la verdad con corazón sincero. 3 Los que no se prestan al chisme ni le hacen daño a su vecino, ni hablan mal de sus amigos. 4 Los que desprecian a los pecadores descarados, y honran a quienes siguen fielmente al SEÑOR y mantienen su palabra aunque salgan perjudicados. 5 Los que prestan dinero sin cobrar intereses y no aceptan sobornos para mentir acerca de un inocente. Esa gente permanecerá firme para siempre. NTV.
La mayoría de personas que creen en la existencia del cielo, confían plenamente que ellos después de la muerte, llegarán a morar en aquel lugar santo. Pero, a pesar de que las personas crean en la existencia del cielo, no todos llegarán a vivir en la morada celestial, ya que la morada de Dios, está reservada solo para las personas que han sido justificadas de todos sus delitos y pecados. David al meditar en la maldad que cubría la tierra, en oración preguntó al Señor, ¿Quienes eran dignos de adorarle en el santuario, en la morada del eterno Creador?. Ninguna persona en sí, es digna de entrar al Santo monte para rendir adoración a Dios, debido a que todas las personas están contaminadas por la maldad y el pecado. Un pecador jamás entrará a la presencia de Dios.
David da una breve descripción de las personas que pueden entrar a la presencia de Dios. En esta descripción, David describe a una persona perfecta, una persona que está libre de toda maldad y pecado. Una persona que vive según las enseñanzas del eterno Creador. Es decir ; una persona que camina en integridad, que ama a su prójimo como a sí mismo, y los trata como quisiera ser tratado por él, cumpliendo sus promesas, aunque el hacerlo sea para su propio perjuicio. Es una persona que reprueba la maldad y honra a los que hacen lo bueno, siempre busca practicar la justicia con imparcialidad. Una persona digna de habitar en el santo templo de Dios, siempre dice la verdad, no chismea ni repite los chismes contra sus semejantes. Es una persona que rechaza las acciones de una persona vil. Es una persona que no se aprovecha de su prójimo, sino procura ayudarlo. Les presta dinero a los necesitados sin esperar recibir ninguna ganancia financiera. Solo con el anhelo de ayudar a sustentar las necesidades de su prójimo.
A diferencia del impío, que oprime a otros para su propio beneficio, las personas dignas de entrar al santo monte de Dios, hacen el bien en toda forma posible. El hacer el bien por el prójimo, no es impulsado por ellas mismas, es impulsada por el Espíritu Santo que mora en la vida de ellas, desde el momento que entregan sus vidas a Cristo Jesús. Ninguna persona por sus propias obras no puede llegar a la presencia de Dios, pues las obras a pesar de que puedan ser buenas, no son justificativas de la vida pecaminosa. Cristo Jesús es el único que tiene el poder para justificar al pecador y hacerle digno para que entre confiadamente a la presencia de Dios. Numerosos pasajes de las Escrituras enfatizan que el hombre es justificado de sus pecados por gracia mediante la fe y no mediante sus propias obras. Pero la fe viva se expresa mediante buenas obras. Las obras que son motivadas por el amor cristiano demuestran la realidad de la fe. El Día del Juicio Jesús señalará esas obras de amor como testimonio de la fe.
Queridos amigos, no todas las personas entrarán a la presencia de Dios para alabarlo y glorificarlo. Las personas que podrán entrar a su Santo Templo, son aquellas que ponen en práctica cada una de sus enseñanzas, las cuales son impulsadas por el Espíritu Santo que mora en ellos. Amigo, si usted practica las buenas obras en beneficio de su prójimo, pero si no tiene el impulso del Espíritu Santo morando en su interior, jamás podrá entrar a la presencia de Dios, porque sus obras no son justificativas para la redención de su pecado. Si usted quiere ser justificado para entrar a la presencia de Dios, debe entregar su vida a Cristo Jesus, Él es el único que le puede hacer digno, para que pueda entrar confiadamente ante el trono de la gracia de Dios.
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x