Jesus Is Life

LA SABIDURÍA DIOS ES INCUESTIONABLE.
JOB 38:1 Entonces el SEÑOR respondió a Job desde el torbellino: 2 ¿Quién es éste que pone en duda mi sabiduría con palabras tan ignorantes? 3 Prepárate, muestra tu hombría porque tengo algunas preguntas para ti y tendrás que contestarlas. 4 ¿Dónde estabas tú cuando puse los cimientos de la tierra? Dímelo, ya que sabes tanto.  NTV.
Las personas que no creen en la existencia de un ser divino que gobierna el basto universo, a menudo buscan desacreditar las enseñanzas históricas de las sagradas escrituras, a través de teorías que constantemente van modificando con el pasar de los tiempos. Las enseñanzas Bíblicas desde que el eterno Creador reveló a sus siervos en los inicios de la historia humana, no se han modificado en lo mínimo con el pasar de los tiempos. La palabra de Dios se ha mantenido tal cual a pesar de la desaparición de las primeras civilizaciones humanas en Mesopotamia. Solo lo verdadero y real puede resistir tales acontecimientos sin una gota de modificación. Dios, el eterno Creador del universo, estuvo presente en todo el proceso de la historia humana, controlando perfectamente todos los fenómenos físicos y naturales de toda su creación.
El eterno Creador, una vez que Job y sus amigos presentaron sus diferentes puntos de vista en cuanto a la sabiduría Divina. Dios se presentó delante de Job y le cuestionó por haber dudado de su sabiduría. Job en medio de su aflicción había puesto en tela de juicio la justicia de Dios y por ende su sabiduría. Al igual que Job, muchas personas en medio del sufrimiento reprochan a Dios por la situación que atraviesan, pues desconocen el propósito Divino. Todas las situaciones que se suscitan en el universo y en la vida de las personas están bajo el control de Dios, y se cumplen según sus propósitos.
Job desconocía el propósito que tenía Dios con las aflicciones que le habían sobrevenido, por eso erróneamente pensó que Él estaba en su contra. Job quería presentarse delante de Dios para exponer su caso y defender su inocencia. Él quería dar a conocer a Dios que no merecía ser afligido con todas las desgracias que le habían sobrevenido. De esa forma Job dudó de la sabiduría de Dios. Si Job se hubiese enterado de que Dios lo había exaltado en presencia de la corte celestial, y que les aseguró que era un varón perfecto y temeroso de Dios, jamás hubiese dudado de la sabiduría de Dios, ni tampoco hubiese deseado presentarse delante de Él para tratar de demostrar su inocencia. Al ver todo el panorama de esta forma, una persona no tendría por qué dudar de la sabiduría de Dios.
Job se sentía sabio al conocer algunas de las virtudes de Dios, por eso en su sabiduría humana, pensó que todo sufrimiento del hombre es enviado por Dios como castigo y reprenda. Por eso reprochó a Dios que él no había pecado para ser merecedor de las aflicciones que había recibido. Ante la insolencia de Job, el eterno Creador lo recriminó con preguntas que él no podía responderle de ninguna manera. El Señor le dijo a Job: ¿Dónde estabas tú cuando puse los cimientos de la tierra? Dímelo, ya que sabes tanto. El hombre al tener conocimiento y comprensión de algunas leyes que rigen el universo, se consideran sabios, y desechan a Dios como autor y controlador de esas leyes universales. Si Dios les hiciese a los científicos más prominentes del mundo, la misma pregunta que le hizo a Job, ellos jamás podrían responderle. Ningún hombre por más sabio que se crea podrá dar respuesta a las preguntas de Dios, porque ningún hombre estuvo cuando Dios empezó a crear de la nada este basto universo.
Queridos hermanos, los hombres al comprender algunas leyes que rigen el universo, se creen sumamente sabios, e insolentemente con teorías ambiguas, tratan de desechar por completo la existencia de un ser Divino que controla el cumplimiento de esas leyes. El hombre en su sabiduría humana, resiste a aceptar a Dios como el creador del universo, resiste a creer que todos los fenómenos universales están bajo su control y autoridad. Hermanos, a pesar de que vengan un sinfín de aflicciones a nuestras vidas, jamás debemos dudar de la sabiduría de Dios. Debemos tener la certeza de que todo esta bajo su control, y que tiene un propósito preparado con cada circunstancia que se nos sobrevengan. Debemos mantenernos firmes y siempre confiando en Dios, que Él nos ayudará a superar todas las adversidades y obstáculos de nuestra vida.
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x