• Jue. Jun 30th, 2022

EL REDENTOR ESTÁ VIVO

Mar 4, 2022

EL REDENTOR ESTÁ VIVO.

 

JOB 19:25 Pero en cuanto a mí, sé que mi Redentor vive, y un día por fin estará sobre la tierra. 26 Y después que mi cuerpo se haya descompuesto, ¡todavía en mi cuerpo veré a Dios! 27 Yo mismo lo veré; así es, lo veré con mis propios ojos. ¡Este pensamiento me llena de asombro! NTV.

 

Una persona sin ninguna esperanza pierde su fe en que vendrán días mejores, días en los cuales el llanto y el dolor desaparecerán. Días en los cuales nuevamente podrá sonreír al ver la salida del sol. Job había sido víctima de múltiples desgracias, había perdido sus posesiones, sus hijos y había sido quebrantado en su salud. La calamidad había golpeado terriblemente la vida de Job. Pero a pesar de toda su desgracia, la esperanza de Job no había desaparecido por completo, pues en su corazón sentía que en algún momento todo cambiaría, y por fin vería cara a cara a su Creador.

 

Enfrascado en su dolor y su desesperación, Job tenía en mente que todas sus aflicciones provenían de Dios y que Él estaba en su contra. Pero a pesar de que luchó con la idea de que Dios estaba en su contra, Job no había perdido su esperanza en que Dios, pronto vendría en su socorro. Y con esa confianza afirmó que su redentor vive y que un día por fin estará sobre la tierra. En la actualidad para una persona que atraviese múltiples aflicciones como las de Job, sería difícil que mantenga su fe en Dios. Job mantenía su fe, pues tenía la certeza de que Dios era su redentor y que estaba vivo. También tenía la certeza que muy pronto descendería a la tierra y le redimiría de sus Aflicciones. En el antiguo Israel un redentor era un miembro de la familia que liberaba a un esclavo o que se hacía cargo de una viuda. Job esperaba que Dios en su descenso, le libere de todas sus aflicciones.

 

Job no conocía el futuro, pero a pesar de su desconocimiento, tenía la plena certeza de que Dios en algún momento, descendería de su trono celestial a este mundo y caminaría junto a los hombres, traería redención al quebrantado de corazón y espíritu. La esperanza de Job se cumplió muchos años después, pues Jesucristo vino a este mundo y caminó junto a los hombres. Redimió a la humanidad pecadora a través de su sacrificio en la cruz del calvario.

 

De cara a la muerte y a la decadencia, Job seguía esperando ver a Dios, y lo esperaba mientras estuviera en su cuerpo. Pero si en su espera le alcanzaba la muerte, no le importaba morir, pues estaba seguro que en su muerte vería a Dios con sus propios ojos, a pesar de que su cuerpo se haya descompuesto por completo. Job creía firmemente que al final de su vida, Dios estaría de su lado, dándole ese confort y alegría. Esta creencia era tan fuerte que Job llegó a ser el primero que habló acerca de la resurrección del cuerpo.

 

Queridos hermanos, Job a pesar de sus aflicciones nunca perdió su fe en Dios, pues él creía en un Dios vivo que lo redimiría y le liberaría del tormento presente. En esa espera de su redención, no le importaba si le alcanzaba la muerte, pues estaba seguro que aun después de la muerte él vería a Dios con sus propios ojos. Hermanos, mientras estemos en este mundo, nos tendremos que enfrentar a diversas aflicciones, pero en medio de esas aflicciones no debemos perder nuestra fe y esperanza en Dios al igual que Job. Permanezcamos firmes, confiando que nuestro redentor vive y que pronto nos liberará del sufrimiento terrenal presente y glorificará nuestros cuerpos para que podamos estar en su presencia y le veamos frente a frente con nuestros propios ojos.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x