• Jue. Jun 30th, 2022

EL DECRETO QUE DA VIDA

Feb 3, 2022
EL DECRETO QUE DA VIDA.
ESTER 8:5 Ester dijo: Si al rey le place y yo he logrado su favor, y si al rey le parece correcto y yo le resulto agradable, que se emita un decreto que anule las órdenes de Amán, hijo de Hamedata el agagueo, quien ordenó la destrucción de los judíos en todas las provincias del rey. 7 Entonces el rey Jerjes dijo a la reina Ester y a Mardoqueo… 8 Ahora envíen un mensaje a los judíos en nombre del rey, que exprese lo que ustedes quieran, y séllenlo con el anillo del rey. Sin embargo, recuerden que todo lo que ya se ha escrito en nombre del rey y lo que se ha sellado con su anillo jamás puede ser revocado. NTV.
A pesar de la muerte de Amán, el enemigo del pueblo judío, su plan destructor todavía estaba en marcha, pues, ya se había publicado el decreto real que autorizaba la matanza de los judíos. Por eso, una vez más la reina Ester apareció ante el rey sin ser invitada, sin importarle mucho su propia vida. Ester en señal de respeto y humillación, entre lágrimas se hechó a los pies del rey. Entonces el monarca extendió a Esther el cetro de oro, en señal de que fue aceptada su petición, y de que no tenía ella necesidad de mantener más la humilde actitud de una suplicante. Ester en esta ocasión, pidió a Jerjes que se revocara el primer decreto que tenía como propósito de destruir a los judíos de todo el imperio persa.
¡Ante el pedido de su esposa!. Jerjes dio autoridad a Mardoqueo, como su nuevo primer ministro, para que hiciera un decreto en favor de los judíos. Pero le recordó que todo lo que ya se ha escrito en nombre del rey y lo que se ha sellado con su anillo jamás puede ser revocado. En la cultura de los reyes de medio oriente, un edicto que se escribia en nombre del rey, y se sellaba con el anillo real, no debía ser revocado, por eso el rey Jerjes ante el pedido de su esposa, no revocó ese edicto, ya que de hacerlo iría en contra de las leyes del imperio. El monarca persa para no ir contra las leyes establecidas de su nación, dio autoridad a Mardoqueo para que él hiciese un nuevo decreto, pero sin anular el decreto anterior. La única manera de evitar los efectos desastrosos del primer decreto, era dictar un segundo decreto que tuviera el efecto práctico de hacer que el primero resultara inofensivo.
Desde la instauración del pecado en el huerto de Edén, el  mundo ha vivido y vive bajo las consecuencias de esta ley. Esta ley detalla que todas las personas que transgredan la ley de Dios, pagarán con su vida. Todo hombre pecador será muerto, pero no físicamente, sino, estará muerto espiritualmente. El mundo pecador está condenado a una vida eterna separado de su Creador. Dios a pesar de su profundo amor a este mundo, no podía quebrantar su propia ley, por eso, para que el efecto del decreto del pecado fuera inofensivo para la eternidad del hombre, estableció un nuevo decreto.  Un decreto en el cual el hombre no sufra el castigo por sus pecados. El decreto que estableció el eterno Creador en contra del decreto del pecado, fue la muerte del unigénito Hijo de Dios. Esta es la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús, que libera a aquellos que la reciben en fe.
Queridos amigos, el decreto establecido por Amán estaba en marcha a pesar de que este había fallecido. Este decreto no podía ser anulado ni por el mismísimo monarca, era necesario la elaboración de un nuevo decreto para contrarrestar el efecto del primer decreto, y así, salvaguardar la vida del pueblo judío de todo el imperio persa. Bajo la orden de Jerjes, Mardoqueo elaboró un nuevo decreto que favoreció al pueblo judío y así contrarrestó el efecto del decreto de Amán. Amigos, satanás el enemigo de Dios, bajo la instauración del pecado en este mundo, estableció un decreto para condenar al mundo a una eternidad de castigo y sufrimiento. Pero Jesucristo estableció un nuevo decreto a través de su muerte en la cruz del calvario para contrarrestar el decreto del pecado. Gracias a la acción de Jesucristo, toda persona puede escaparse del decreto del pecado y acceder a la vida eterna. Si usted todavía está bajo el decreto del pecado, este es el momento oportuno para que se libere. Acepte en su corazón el sacrificio que Cristo Jesús hizo por usted. Acepte el sacrificio que le da la vida eterna.
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x