Devocional

PERSEVERANCIA EN LA ORACIÓN

PERSEVERANCIA EN LA ORACIÓN.

NEHEMÍAS 2:1 … durante el año veinte del reinado de Artajerjes, le servía el vino al rey y, como nunca antes había estado triste en su presencia, 2 me preguntó: ¿Por qué te ves tan triste?… 3 pero le contesté… ¿Cómo no voy a estar triste cuando la ciudad donde están enterrados mis antepasados está en ruinas… El rey preguntó: Bueno, ¿cómo te puedo ayudar?. Después de orar al Dios del cielo, 5 contesté: Si al rey le agrada, y si está contento conmigo, su servidor, envíeme a Judá para reconstruir la ciudad donde están enterrados mis antepasados. 6 … el rey accedió a mi petición NTV.

Desde el momento que Nehemías se enteró de la difícil situación que atravesaba Jerusalén, el semblante del copero del rey había cambiado, su rostro reflejaba la tristeza, la angustia y la impotencia de no poder hacer algo en favor del reino de sus antepasados. Cierto día, mientras le servía una copa de vino al rey Artajerjes, Nehemías no pudo ocultar más su tristeza. En todos los años de servicio, el monarca persa nunca antes había visto triste a su siervo, por eso, al ver la tristeza en su rostro, lo inquietó.

Durante la monarquía de los tiempos bíblicos, era obligación de todos los sirvientes del rey estar alegres en su presencia. Nadie debía mostrar pesar pues era un peligro, los monarcas podían ejecutar a cualquiera que lo desagradara. Cualquiera que llevara ropa de luto, no podía ni siquiera entrar en el palacio, peor aún estar en presencia del rey. Pero Nehemías había hallado gracia ante los ojos de Artajerjes, quien no reprochó al ver la tristeza de su siervo, más bien se interesó en saber cuáles eran los motivos de su tristeza.

Ante el interés del rey, Nehemías antes de dar respuestas, oró al eterno Creador rápidamente para que le diera sabiduría. Al presentarse la ocasión precisa para realizar su petición al rey, Nehemías no se apresuró a dar respuestas al rey, más bien, tomó tiempo para acudir a Dios en oración, por más fuerza y sabiduría para dar una respuesta correcta al rey y tener su favor. Nehemías era un hombre de oración, oraba incluso cuando hablaba con otros. Sabía que Dios siempre está a cargo de la situación, que está presente, que escucha y responde toda oración. Podía orar con confianza a Dios a lo largo del día debido a que había establecido una relación íntima con su Creador. Para alcanzar a Dios con las oraciones de emergencia, es necesario tomar el tiempo para cultivar una fuerte relación con Él, por medio de momentos de oración intensa.

Después de su oración, Nehemías bajo la dirección del eterno Creador, pidió permiso al rey para ir a Judá. El monarca persa accedió a la petición de su siervo, le dio permiso para que vaya a la tierra de sus antepasados y reconstruyera sus murallas. La buena disposición del rey Artajerjes para concederle a Nehemías lo que pedía, fue la respuesta del eterno Creador a la oración de su siervo. A pesar de que el rey no conocía al único Dios verdadero, Dios actuó en su corazón para cumplir sus propósitos de reconstrucción de la ciudad de David.

Queridos hermanos, Nehemías oró al Señor para obtener el permiso del rey Artajerjes e ir a la ciudad de sus antepasados para edificar sus murallas. El rey accedió a la petición de su fiel siervo. La oración de Nehemías demuestra el significado de la exhortación del apóstol Pablo: “Orad sin cesar” 1 Tesalonicenses 5:17. Nehemías antes de presentar su petición al rey Artajerjes había orado una y otra vez para que el Señor sensibilice el corazón del rey. Hermanos, la oración continua es fundamentalmente una actitud del corazón. Es confiar en Dios todo el tiempo y enfrentar cada nueva situación sabiendo que dependemos de la ayuda de nuestro Creador. Al igual que Nehemías, en situaciones de necesidad o aflicción, debemos perseverar en oración, con la confianza de que el Señor pronto dará respuesta a nuestro clamor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x