• Jue. Jun 30th, 2022

DIOS CUIDA DE SU PUEBLO

Dic 29, 2021
DIOS CUIDA DE SU PUEBLO.
ESDRAS 5:1 En ese tiempo, los profetas Hageo y Zacarías… profetizaron a los judíos que estaban en Judá y en Jerusalén. Hablaron en nombre del Dios de Israel… 4  Zorobabel… y Jesúa… respondieron y continuaron la reconstrucción del templo de Dios… 3 … Tatnai, el gobernador de la provincia situada al occidente del río Éufrates, y Setar-boznai junto con sus colegas pronto llegaron a Jerusalén y preguntaron: ¿Quién les dio permiso para reconstruir este templo y restaurar esta estructura?.  5  Pero como Dios cuidaba a su pueblo, no pudieron impedir que los líderes judíos siguieran construyendo hasta que se enviara un informe a Darío y él comunicara su decisión al respecto. NTV.
Habían pasado veinte años del regreso de la cautividad del pueblo judío a Jerusalén, pero la construcción del templo todavía no había terminado. En esos veinte años, Judá tuvo  diversos inconvenientes para culminar con éxito la obra. Los samaritanos y los pueblos vecinos de Jerusalén, pusieron muchas travas, incluso habían intimidado a los constructores, razón por la cual la obra no avanzaba. Durante quince años la obra había quedado completamente suspendida. Ante la suspensión de la construcción del templo, el eterno Creador envió a dos profetas, Hageo y Zacarías, para que reprendan al pueblo por su negligencia y también para animarlos a terminar la construcción del templo.
Los profetas amonestaron al pueblo judío con severos reproches por su pereza y negligencia, pero también los animaron con la promesa de que la gloria de ese templo iba a ser aún mayor que la del templo de Salomón, ya que el Mesías iba a aparecer en ese templo e iba a congregar a gente de todas las naciones para el Señor. Cuando el pueblo escuchó las palabras del Señor transmitidas por los profetas, los líderes: Zorobabel y Jesúa gustosamente obedecieron al Señor y ordenaron que la construcción de la casa de Dios se reanudara de inmediato. La obra continuó y no por el poder del decreto del rey, sino por la acción poderosa del Espíritu Santo que hablaba a través de los profetas de Dios
Tan pronto como se reanudó el trabajo de reconstrucción del templo, la oposición renovada amenazó con bajarle los ánimos al pueblo. Tatnai, el gobernador de la provincia situada al occidente del río Éufrates, y Setar-boznai, puso objeciones al proyecto. En ese entonces; Judá era una subdivisión de la provincia que estaba bajo su control. El Imperio Persa estaba dividido en veinticuatro provincias, llamadas satrapías, y cada satrapía era presidida por un sátrapa, o virrey, quien residía en aquel entonces en Damasco, y aunque era superior a los gobernadores judíos de Jerusalén, nombrados por el rey persa, el sátrapa nunca intervenía en su gobierno interno, sino cuando había una amenaza de desorden.
Tatnai, el gobernador, probablemente había sido incitado por las quejas y de los samaritanos contra los judíos; pero reservaba su juicio, y prudentemente se trasladó a Jerusalén, para poder averiguar el verdadero estado de las cosas por medio de una inspección e indagación personal. Cuando el pueblo judío alegó que el gobierno persa había autorizado el proyecto, Tatnai permitió que el trabajo continuara hasta que desde la capital llegara la verificación del alegato. La reconstrucción del templo continuó gracias a la providencia divina. El Señor había dirigido los asuntos de estado de tal manera que bendijo a los judíos en ese tiempo con un gobernador honesto e imparcial.
Queridos hermanos, a pesar de las oposiciones presentadas por los enemigos del pueblo judío, la reconstrucción del templo de Jerusalén siguió adelante hasta que se enviara un informe a Darío y él comunicara su decisión al respecto. Los opositores a Judá, no pudieron impedir que siguiera adelante con su obra de reconstrucción, gracias a que el eterno Creador cuidaba de ellos. Hermanos, en nuestra vida ministerial, nunca vamos a estar solos, el Señor al igual que estuvo con su pueblo en el pasado, va a caminar junto a nosotros, cuidándonos y dándonos la fortaleza necesaria para seguir adelante y culminar con éxito nuestro llamado. Con la certeza del cuidado y la protección de Dios, sigamos adelante sin temor a los opositores de la obra de nuestro amado Creador.
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x