Jesus Is Life

LEALTAD A DIOS

LEALTAD A DIOS.
 
2 CRÓNICAS 24:20 … el Espíritu de Dios vino sobre Zacarías, hijo de Joiada el sacerdote. Se puso de pie delante del pueblo y dijo: Esto dice Dios: “¿Por qué desobedecen los mandatos del SEÑOR e impiden su propia prosperidad? ¡Ustedes han abandonado al SEÑOR, y ahora él los ha abandonado a ustedes!”. 21 Entonces los líderes tramaron matar a Zacarías, y el rey Joás ordenó que lo mataran a pedradas en el atrio del templo del SEÑOR. 22 Así fue como el rey Joás pagó a Joiada por su lealtad: mató a su hijo… NTV.
 
Tras la muerte del sacerdote Joiada, el monarca judío, se dejó influenciar por los príncipes del reino. Estos príncipes para ganar el corazón y la voluntad de Joás le mostraron una falsa devoción a través de la adulación exagerada. Estos actos fueron un incentivo especial para que Joás obrara en favor de ellos. Joás influenciado por los perversos príncipes, abandonó las enseñanzas del sacerdote Joiada, dejó de cumplir y obedecer, las leyes, decretos y mandatos del eterno Creador. Una vez sin el compromiso por las cosas de Dios, el monarca cayó rápidamente en la idolatría que los príncipes del reino la practicaban.
 
Cuando el rey Joás y la nación de Judá abandonó a Dios, El eterno Creador envió muchos profetas al reino para advertirles que se encaminaban a la destrucción total, pero el pueblo persistió en sus prácticas abominables, haciendo caso omiso a las advertencias de los profetas. Dios en su amor a su pueblo, envió una vez más a uno de sus siervos. Envió al sacerdote Zacarías para llamarlos al arrepentimiento. El eterno Creador antes de aplicar su juicio y castigo sobre el reino rebelde, les dio múltiples oportunidades para que se arrepintieran. Dios antes de ejecutar su juicio sobre los pecadores, una y otra vez les llama la atención para que se arrepientan y vuelvan a sus brazos.
 
Los líderes del reino judío, sumergidos en su idolatría se enfurecieron por las palabras del sacerdote Zacarías. Estos malvados líderes incitaron a Joás para que ordenara la muerte del siervo de Dios. El monarca dominado por su idolatría, ordenó que el hijo de Joiada, su amigo, fuera apedreado en el patio de la casa del eterno Creador. Este hecho de violencia atribuye complicidad criminal de parte del rey. Fué un ultraje hórrido sobre un profeta del Señor, vil ingratitud a una familia que le había conservado la vida.
 
Joás, enceguecido por el poder y la idolatría, fue desleal con la familia del sacerdote Joiada, pues al momento de ordenar la lapidación de Zacarías, no honró todo lo que ellos habían hecho por él en el pasado. El monarca se olvidó que la esposa del sacerdote Joiada le salvó de una muerte eminente cuando era un niño de pecho. También se olvidó de todo lo que había hecho Joiada para destronar a Atalía y coronarle como rey de la nación. El pecado, nubla todo buen juicio, incita a los hombres a ser desleales con aquellos que les extendieron las manos, pagando el bien por mal.
 
Queridos hermanos, el sacerdote Joiada y su esposa, pusieron en riesgo sus vidas para proteger la dinastía davídica en el trono de Judá. Salvaron a Joás de la muerte y años más tarde le coronaron como rey de la nación. Pero para Joás, estos actos de misericordia mostrados por la familia del sacerdote, no contaron para nada al momento de ordenar la lapidación de su hijo Zacarías. Joás fue desleal con su amigo y le pagó bien con mal. Hermanos, muchas veces somos desleales al Señor, no valoramos el alto precio que pagó por nosotros en la cruz del calvario, por eso, con total facilidad nos desviamos de su camino y no vivimos bajo su voluntad. Debemos cambiar nuestro ser y empezar a ser leales en todo a nuestro Señor. Debemos llevar una vida en obediencia, cumpliendo con cada una de sus ordenanzas descritas en su bendita palabra.
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x