Devocional

LA PACIENCIA NO ES ETERNA.

2 REYES 24. LA PACIENCIA NO ES ETERNA.

1 Durante el reinado de Joacim, Nabucodonosor, rey de Babilonia, invadió la tierra de Judá. Joacim se rindió y le pagó tributo durante tres años, pero después se rebeló. 2 Entonces el SEÑOR mandó contra Judá bandas de saqueadores babilonios, arameos, moabitas y amonitas a fin de destruirla, tal como el SEÑOR lo había prometido por medio de sus profetas. 3 Estas calamidades le sucedieron a Judá por orden del SEÑOR. Él había decidido expulsar a Judá de su presencia debido a los muchos pecados de Manasés. NTV.

Nabucodonosor II era hijo de Nabopolasar, dirigió el ejército de su padre contra el ejército de Asiria en el año 612 a.C. y contra el ejército egipcio en la batalla de Carquemis en el año 605 a.C. junto al río Éufrates en el norte de Siria. Al derrotar a estos dos imperios, Babilonia quedó establecida como la nación más fuerte en el antiguo Cercano Oriente. Egipto y sus vasallos, incluyendo Judá, se convirtieron en tributarias de Babilonia tras esta victoria.

Cuando le llego la noticia de la muerte de su padre Nabopolasar, Nabucodonosor detuvo su campaña temporalmente y regreso a Babilonia a asumir el trono dejado por su padre. Una vez posesionado como monarca del imperio babilónico, Nabucodonosor, continuo con su campaña militar, e invadió varios reinos para establecer su gobierno por la fuerza y llevó consigo a los habitantes más ilustres de los reinos.

En una de sus campañas, los babilonios invadieron Judá y la pusieron bajo su dominio debido a que el reino vasallo se había rebelado al no continuar tributando al imperio. Esta fue la primera de las tres invasiones babilónicas a Judá durante los siguientes veinte años. Las otras dos ocurrieron en los años 597 y 586 a.C. Con cada invasión, se llevaban cautivos a Babilonia. Daniel, el que escribió el libro que lleva su nombre, fue uno de los cautivos que se llevaron en esta primera invasión en el año 605 a.C.

Esta primera incursión de los babilonios fue el resultado del castigo determinado por el eterno Creador en contra de Judá, por la desobediencia de Joacim a la palabra del Señor enviada por medio de su profeta Jeremías. Conjuntamente con la invasión babilónica. el reino de Judá tuvo que afrontar también las incursiones de bandas saqueadoras de los arameos, moabitas y amonitas como parte del juicio divino, pero la nación que fue empleada para preparar los acontecimientos que llevarían a la caída del reino del sur, fue Babilonia, una potencia mesopotámica.

El eterno Creador desde el principio mostró un profundo amor por su pueblo. Por ese gran amor, en múltiples ocasiones detuvo su juicio en contra del reino a pesar de que lo merecían. Pero las constantes rebeliones, la desobediencia a sus leyes y las practicas idolátricas detestables por parte del pueblo, colmo la paciencia de Dios, razón por la cual el día del juicio contra el reino llego por medio de Babilonia. El eterno Creador estaba determinado a expulsar a su pueblo de la tierra prometida que les había entregado como heredad.

Queridos hermanos, Dios fue paciente con su pueblo escogido, pero el pueblo no supo aprovechar las oportunidades para cambiar y entregar sus vidas en total obediencia a su Creador. Por lo contrario, se negaron a escuchar todas las advertencias enviadas por medio de sus profetas. Hermanos, Dios es amoroso, pero también es justo, y en su justicia cumplirá sus juicios determinados en contra de los que desprecian su palabra. Si usted no quiere ser expulsado de la presencia de Dios y su reino, escuche atentamente a las advertencias que se encuentran en su palabra. Apártese de los pecados y viva en total obediencia a la voluntad del eterno Creador.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x