Devocional

NO CEDER A LAS BLASFEMIAS.

2 REYES 18. NO CEDER A LAS BLASFEMIAS.

28 … el jefe del Estado Mayor se puso de pie y le gritó en hebreo…32 … No escuchen a Ezequías cuando trate de engañarlos al decir: ‘¡El SEÑOR nos librará!’. 33 ¿Acaso los dioses de cualquier otra nación alguna vez han salvado a su pueblo del rey de Asiria? 34 ¿Qué les sucedió a los dioses de Hamat y de Arfad? ¿Y qué me dicen de los dioses de Sefarvaim, Hena e Iva? ¿Algún dios libró a Samaria de mi poder? 35 … ¿Qué les hace pensar entonces que el SEÑOR puede librar a Jerusalén de mis manos?”. NTV.

El ejército asirio tras conquistar a Israel y llevar cautivo a sus habitantes a Babilonia y a otras ciudades conquistadas por el imperio, marchó y tomó el control de algunas ciudades de Judá, a pesar de que el monarca del reino del sur le pagaba un alto tributo para que no atacara el reino. Senaquerib el monarca del reino asirio, con su ejército tenía completamente sitiada la capital del reino judío, esperando que Ezequías, el monarca del reino se rendiera y le diera el control del reino.

Senaquerib desde su campamento, antes de tomar a la fuerza la capital del reino, le envió a Ezequías tres emisarios de alto rango para informarle las condiciones de rendición. Los enviados se aproximaron a la ciudad de Jerusalén desde el oeste y se detuvieron cerca del acueducto del estanque de arriba. El rey asirio no tenía tanta hambre de guerra como sus predecesores en el tono, prefería emplear mucho de su tiempo en la edificación y embellecimiento de su ciudad capital, Nínive. Por eso esperaba que el ejército judío se rindiera y entregara las armas sin una confrontación.

Los emisarios, una vez en presencia de los comandantes y líderes del reino judío, en voz alta se dirigieron al pueblo directamente, les advirtieron que no permitieran que Ezequías les engañara haciéndoles confiar en el eterno Creador para liberarlos del poder asirio. Les dijeron que, si se rendían, se les concedería el privilegio de vivir en Jerusalén temporalmente. Para causar más temor en los habitantes de Judá, los emisarios asirios declararon que ninguna otra deidad tribal había sido capaz de librar a las naciones de Asiria. También recalcaron que ningún dios acudió a Samaria para librarlos de su poder, y así cómo pueden siquiera pensar que el SEÑOR va a librar a Jerusalén.

Los emisarios asirios dominados por la arrogancia de las victorias pasadas en contra de las otras naciones, blasfemaron contra el eterno Creador. Los emisarios tenían la seguridad de que, nadie tenía el poder de liberar al pueblo de Dios de su difícil situación. La blasfemia es una especie de maldición, un pecado contra el segundo mandamiento. proclaman mentiras, distorsionan deliberadamente la Palabra y el buen nombre de Dios. Satanás desde la antigüedad ha blasfemado contra Dios y muchas personas han caído en su engaño, ahora por medio de los emisarios asirios trataba de engañar con mentiras al pueblo judío para que se rindieran, les hizo pensar que Dios no tenía el poder para liberarlos.

Queridos hermanos, Al igual que en el pasado en la actualidad, satanás sigue tratando de engañar a los hijos de Dios. Sigue tratando de aprovechar las tribulaciones y las adversidades de los creyentes para sembrar su mentira en el corazón. Satanás les dice: Ya has pasado mucho tiempo con esa enfermedad, ves que Dios no te pudo sanar. Dios no te puede ayudar a pagar esa deuda. Dios no te dio la felicidad que esperabas y muchas otras mentiras similares que satanás utiliza para engañar a los hijos de Dios. Hermanos, en sus momentos de debilidad, no permita que satanás aproveche para sembrar dudas en su corazón acerca del poder del eterno Creador. Aférrese fuertemente a Dios, permanezca en su fe y en la certeza de que Dios pronto dará respuesta a sus oraciones, Por qué: “Aquel que los ha llamado es fiel y cumplirá su palabra”. 1 Tesalonicenses 5:23 BLP.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x