Devocional

2 REYES 16

¿EN QUIEN BUSCA AYUDA?

2 Acaz … reinó en Jerusalén dieciséis años. Él no hizo lo que era agradable a los ojos del SEÑOR su Dios… 5 entonces el rey Rezín de Aram y el rey Peka de Israel subieron hacia Jerusalén para atacarla. Sitiaron a Acaz pero no pudieron vencerlo. 7 El rey Acaz envió mensajeros a Tiglat-pileser, rey de Asiria, con este mensaje: Yo soy tu siervo y tu vasallo. Sube a rescatarme de los ejércitos de Aram e Israel, que me atacan. 8 Después Acaz tomó la plata y el oro del templo del SEÑOR y del tesoro del palacio y envió todo como pago al rey de Asiria. NTV.

Durante el reinado de Acaz en Judá, la injusticia y la infidelidad se convirtieron en ultrajante idolatría, particularmente de parte del mismo monarca. Acaz, había dejado por completo las leyes del eterno Creador, borrando de esa forma todo lo que sus predecesores habían hecho contra el paganismo en el reino. Acaz sin la dirección de Dios, ofreció culto y adoración a los ídolos, hasta ofreció a sus hijos como sacrificios a Moloc y Milcom. Acaz instauró así en su reino, nuevamente las prácticas detestables de las naciones paganas que el Señor había expulsado de la tierra del paso de los israelitas.

Ante las acciones malvadas de Acaz, el eterno Creador intervino con juicio sobre el reino del sur. Hizo que Israel y Siria formaran una alianza para ir contra Judá. La coalición asedió Jerusalén, intentando sustituir a Acaz con un rey de su elección. El sitio de la ciudad se prolongó por un período considerable. La ubicación estratégica de Jerusalén y la bien desarrollada muralla fortificada que la rodeaban, hicieron imposible que por el momento los dos reyes adversarios tomaran la ciudad.

Acaz angustiado por el sitio prolongado, envió embajadores a Tiglat-pileser, rey de Asiria pidiendo su apoyo contra sus enemigos. A través de esta acción, el monarca de Judá se sometió voluntariamente al rey de Asiria como vasallo a cambio de su intervención militar. Esta era una promesa de que Judá serviría a Asiria a partir de entonces. Como garantía de esta promesa, Acaz envió a Tiglat-pileser una considerable recompensa. El oro y la plata de recompensa que le ofreció al rey Asirio provenía del palacio y del templo del Señor, el Dios a quien Acaz aborrecía.

Queridos hermanos, Acaz, en su rebeldía al eterno Creador, no interpretó correctamente la señal enviada por el Señor, definitivamente no quiso arrepentirse, ni apartarse de sus pecados, por eso en vez de clamar a Dios por ayuda en ese momento de crisis, arrogantemente prefirió buscar ayuda de un hombre, puso la salvación de su reino en manos humanas. Al igual que Acaz, las personas dominadas por su condición pecaminosa, en momentos de crisis o de angustia, no busca ni claman a Dios. Prefieren buscar ayuda en personas similares a ellas, personas que nada pueden hacer para liberarles de la situación que están atravesando.

Hermanos, en momentos de crisis o de angustia, debemos analizar la vida que hemos estado llevando, debemos considerar si la situación que estamos atravesando, es consecuencia de un pecado no confesado a Dios, y si es así, debemos humillarnos delante de Dios, arrepentirnos, buscar su perdón y misericordia para que nos libere de la situación adversa. Y no ir en busca de ayuda en hombres que nada pueden hacer. En momento de crisis; ¿Usted en quién pone su confianza para socorrerle?, ¿A quién busca y clama para que venga en su ayuda?.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x