• Jue. Jun 30th, 2022

2 REYES 10

Sep 1, 2021

ERRADICACIÓN DEL PECADO.

25 … les ordenó a sus guardias y oficiales: ¡Entren y mátenlos a todos!… Así que los guardias y oficiales los mataron a filo de espada… Luego los hombres de Jehú entraron en la fortaleza más recóndita del templo de Baal 26 y sacaron a rastras la columna sagrada que se usaba para rendir culto a Baal y la quemaron. 27 Destrozaron la columna sagrada, demolieron el templo de Baal… 28 De esa forma, Jehú destruyó todo rastro del culto a Baal en Israel. 29 Sin embargo, no destruyó los becerros de oro que estaban en Betel y en Dan… NTV.

El eterno Creador escogió al pueblo hebreo para que sea su tesoro especial. Un pueblo apartado de las costumbres y tradiciones religiosas de los pueblos que no conocían al único Dios verdadero. Las religiones de las naciones vecinas eran malvadas y corruptas. Estaban diseñadas para destruir la vida, no para sustentarla. Israel era la nación especial de Dios, elegida para ser un ejemplo de lo que era correcto. Pero los reyes, sacerdotes y ancianos de Israel, contaminados por las creencias paganas que la rodeaban, se volvieron tolerantes y apáticos a esas costumbres religiosas detestadas por Dios.

Ante el crecimiento de la maldad y la adoración a los dioses paganos en Israel, el eterno Creador levantó a Jehú para que ejecutara el juicio sobre el pueblo idólatra. Para extirpar el culto y la adoración a Baal, el monarca bajo engaño ordenó preparar una gran fiesta solemne en honor de Baal, e hizo reunir a todos los adoradores fieles al dios pagano. El templo de Baal se llenó de extremo a extremo con adoradores que venían de todas partes de Israel, llevando vestiduras especiales que les identificaban. Tan pronto como Jehú ofreció el holocausto, dio la señal para que su guardia y capitanes mataran a todos los idólatras. Ochenta hombres fueron colocados fuera del templo para impedir que nadie escapara.

Es difícil justificar las enormes matanzas de Jehú a la luz de las normas cristianas. Hasta uno de los profetas del Antiguo Testamento lo condena por haber ido demasiado lejos con sus medidas extremas. Pero lo hecho por Jehú, no se debe juzgar a la luz de las normas cristianas por Jesucristo. Pues antes de la ejecución del juicio sobre el paganismo, el eterno Creador había enviado una y otra vez a sus mensajeros para que el pueblo se volviera a Dios, pero ante la constante negativa, la ejecución del juicio debía darse para que la idolatría no se expanda más.

El juicio de Jehú contra el baalismo no se agotó con la matanza de los adoradores, el monarca fue más allá, ordenó a sus hombres entrar hasta el santuario interior del templo de Baal, para que sacaran las estatuas del templo que había allí, y las quemaran. Además, ordenó destruir todos los vestigios del templo de Baal y sus enseres, tratando de esa forma extinguir el baalismo dentro de su reino. Sin embargo, Jehú no fue bastante lejos en su reforma religiosa. No llegó a eliminar los becerros de oro y su culto que Jeroboam había establecido en Bet-el y Dan.

Queridos hermanos, Jehú se convirtió en un instrumento de Dios para ejecutar el juicio sobre el paganismo creciente en Israel. El monarca ordenó asesinar a todos los adoradores de Baal y destruir por completo todo lo que representaba a Baal en Israel. Hermanos, al igual que Jehú, nosotros somos instrumentos levantados por el eterno Creador para erradicar la maldad y el pecado dominante en este mundo. Pero en nuestra lucha en contra del mal, debemos superar las prácticas del Antiguo Testamento, no somos llamados para aniquilar a los pecadores, sino a utilizar el poder del evangelio para llevarlos al arrepentimiento y a la reconciliación con Dios. En nuestros esfuerzos por perseguir la causa de Dios, debemos ser tolerantes a los puntos de vista de los demás, pero no debemos tolerar acciones que aparten a las personas de las normas de vida establecidas por el eterno Creador.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x