Devocional

2 REYES 1

SOLO A DIOS.

2 Cierto día Ocozías, el nuevo rey de Israel, se cayó por la reja de la ventana de una habitación… y quedó gravemente herido. Entonces envió mensajeros al templo de Baal-zebub, dios de Ecrón, para que consultaran si iba a recuperarse. 3 Entonces el ángel del SEÑOR le dijo a Elías… Ve y enfrenta a los mensajeros del rey de Samaria, y pregúntales: “¿Acaso no hay Dios en Israel? ¿Por qué recurren a Baal-zebub, dios de Ecrón, a consultarle si el rey va a recuperarse? 4 Por lo tanto, esto dice el SEÑOR: nunca te levantarás de la cama donde estás; ten por seguro que morirás”. Entonces Elías fue a transmitirles el mensaje. NTV.

Tras la muerte del rey Acab, Ocozías su hijo, empezó a gobernar en el reino del norte. Este nuevo monarca, gobernó a Israel durante dos años. En su corto reinado, tuvo muchos problemas políticos y personales. Cuando los moabitas vieron que Acab, el padre de Ocozías, ya no podía controlar a los sirios, decidieron dejar de pagar tributo a Israel. El reino de norte dejó de percibir de Moab un tributo que llegaba a 100,000 corderos y la lana de 100,000 carneros.

En cierta ocasión, el monarca israelí cayó por la reja de la ventana de una habitación de su palacio en Samaria y quedó gravemente herido. Las ventanas del palacio de Ocozías estaban cerradas con un enrejado de cañas o madera, que detenía la luz solar directa a la vez que dejaba pasar las brisas frescas. No era lo suficientemente fuerte para contener el peso de una persona, por eso, cuando el rey se arrimó a la rejilla de la ventana, esta cedió y ocasionó que Ocozías se desplomara del piso superior del palacio al suelo.

Ocozías, postrado en la cama por el accidente, envió mensajeros a Baal-zebub dios de Ecrón, para que le consultaran si se recuperaría de su accidente. Ocozías al igual que su padre Acab, no confiaba en el eterno Creador, por eso, en vez de suplicar al Señor por su salud, prefirió confiar en los dioses paganos que no podían hacer nada por él. El monarca del reino del norte, confiaba en Baal-zebub para ser restaurado de su herida. Baal-zebub no era el mismo dios que Baal, el dios cananeo adorado por Acab y Jezabel. Baal-zebub era otro dios popular cuyo templo estaba en la ciudad de Ecrón. Su nombre significaba «señor de las moscas», era el dios de las tormentas que controlaba las enfermedades producidas por moscas. Se creía además que este dios tenía el poder sobrenatural de la profecía.

La acción de Ocozías mostró una falta de respeto al eterno Creador, quien era el único y verdadero Dios de Israel, capaz de restaurar la salud del monarca. El Señor decretó el castigo sobre el rey a través de su siervo Elías. El profeta comunicó este castigo en contra de Ocozías a los mensajeros del rey, antes de que ellos pudieran consultar a Baal-zebub. El castigo del Señor fue que las heridas del monarca no serían sanadas, por lo contrario, el monarca hallaría la muerte por quebrantar las órdenes establecidas por el eterno Creador.

Queridos hermanos, el eterno Creador a través de su siervo Moisés, había ordenado explícitamente a su pueblo que no consultaran; a los adivinos, hechiceros, personas que practiquen el ocultismo, y peor a un consultar a los dioses paganos. Ocozías desobedeció las órdenes de Dios y consultó a Baal-zebub. Por esa desobediencia recibió su castigo. Las órdenes del Señor son explícitas para su pueblo y cualquier quebrantamiento de ellas recibirán el castigo merecido. Hermanos, ante cualquier aflicción o necesidad que pueda sobrevenir en nuestras vidas, nuestras oraciones de suplicas deben ser dirigidas al Señor y a nadie más. Él es el único que tiene el poder para socorrernos y librarnos de todas nuestras aflicciones. Ponga su total confianza en las manos de nuestro amado Creador.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x