Devocional

2 SAMUEL 18

LOS PECADOS TRAEN SUFRIMIENTOS .

31 Enseguida el etíope llegó y le dijo: Tengo buenas noticias para mi señor el rey. Hoy el SEÑOR lo ha librado de todos los que se rebelaron en su contra. 32 ¿Qué me dices del joven Absalón? preguntó el rey. ¿Se encuentra bien? Y el etíope contestó: ¡Que todos sus enemigos, mi señor el rey, ahora y en el futuro, corran con la misma suerte de ese joven! 33 Entonces el rey se sintió abrumado por la emoción. Subió a la habitación que estaba sobre la entrada y se echó a llorar. Y mientras subía, clamaba: ¡Oh, mi hijo Absalón! ¡Hijo mío, hijo mío Absalón! ¡Si tan sólo yo hubiera muerto en tu lugar! ¡Oh Absalón, mi hijo, mi hijo!. NTV.

La batalla entre David y su hijo Absalón era inevitable. David y sus hombres no podían seguir más huyendo. Por eso cuando llegó el momento, el ungido de Dios, reunió a todo su ejército, y organizó a sus hombres en tres divisiones: una bajo el mando de Joab, la otra a cargo de Abisai, el hermano de Joab amante de la guerra, y la tercera bajo el mando de Itai geteo. David mismo planeaba encabezar a sus hombres en la batalla, pero sus consejeros le disuadieron por la muy práctica razón de que su vida y su presencia valdrían por una brigada de 10.000 soldados comunes, y que en el caso de que cualquiera de las divisiones tuviera que retroceder, él podría salir en su ayuda con el comando del cuartel general.

Interiormente, David sabía que eso era lo mejor que podía hacer, aceptó la propuesta de sus consejeros, a pesar de que su corazón decía otra cosa. El monarca se quedó a la entrada de la puerta de Mahanaim mientras su ejército iba saliendo a la batalla, Antes de que se alejaran de la ciudad, David dijo a sus comandantes que no lastimaran a su hijo Absalón. Al hacerles esta petición a sus hombres, David de algún modo, todavía tenía esperanzas de renovar las relaciones con su hijo.

Las acciones que iban a emprender el ejército de David, no eran acciones defensivas, sino una vigorosa y probablemente inesperada ofensiva en contra de las fuerzas de Absalón al otro lado del Jordán, hasta el bosque de Efraín, donde ocurrió el encuentro decisivo. La lucha fue encarnizada, y murieron 20.000 hombres tal vez de ambos lados, siendo más los muertos por la caída a los despeñaderos de las montañas boscosas que por la espada. En su huida, Absalón quedó atrapado, colgando en un árbol, y fue asesinado por los hombres de David.

David aguardaba impacientemente en las puertas Mahanaim, que le llegaran noticias del frente de batalla. Entonces llegó el etíope, le anunció que los enemigos habían sido derrotados. Y el monarca le preguntó sobre el estado de su hijo, entonces el etíope le dijo que todos los enemigos corrieron con la misma suerte que Absalón , en otras palabras, le dijo que su hijo había muerto. Estas noticias hundieron a David en duelo profundo. Este fue uno de los duelos más grandes de su vida.

Queridos hermanos, a pesar de todo el mal que Absalón le había causado, David se sintió agobiado por su pérdida, se dio cuenta de que él, en parte, era el responsable de la muerte de Absalón. Ya que Natán, el profeta, había dicho que debido a que mató a Urías, sus propios hijos se rebelarían en su contra. Hermanos, David una vez más tuvo que sufrir las consecuencias de haber transgredido la palabra de Dios, no pudo escaparse de sus acciones maléficas en contra de Urías. Nadie puede escapar de las consecuencias de sus acciones, tarde o temprano, el transgresor de las normas establecidas por el Creador, recibirá lo que sembró. Si usted todavía tiene pecados que no le haya confesado a Dios, no espere más. Arrepiéntase de todo corazón, confiese sus pecados y pida ñperdón a Dios lo más pronto posible, antes de que le llegue la justicia del eterno Creador.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x