Jesus Is Life

2 SAMUEL 12

LA INGRATITUD.

7 … Natán le dijo a David… El SEÑOR, Dios de Israel, dice: “Yo te ungí rey de Israel y te libré del poder de Saúl. 8 Te di la casa de tu amo, sus esposas y los reinos de Israel y Judá. Y si eso no hubiera sido suficiente, te habría dado más, mucho más. 9 ¿Por qué, entonces, despreciaste la palabra del SEÑOR e hiciste este acto tan horrible? Pues mataste a Urías el hitita con la espada de los amonitas y le robaste a su esposa. 11 Esto dice el SEÑOR: “Por lo que has hecho, haré que tu propia familia se rebele en tu contra… NTV.

La ingratitud es uno de los sentimientos más desagradables que pueden manifestar los seres humanos. Los ingratos, no valoran los gestos de los demás o los detalles positivos que alguien haya podido tener hacia ellos. De este modo, una persona que es ingrata olvida con facilidad estos detalles. Además, son incapaces de reconocer los méritos de los demás o los favores que recibe, al contrario, los ignora. David a pesar de haber recibido un sinfín de bendiciones del eterno Creador, no guardó las leyes establecidas por el Señor.

Había pasado un año de que David había provocado la muerte de Urías para tapar su pecado de adulterio con Betsabé. En todo ese tiempo, David no había reconocido su pecado, ni había demostrado remordimiento de sus acciones en contra de un buen hombre. Esta etapa de duplicidad del monarca resultó ser un punto bajo en su vida espiritual. Quien años atrás había derramado su corazón a Dios en oración, permitía ahora que, en este sentido, su vida de oración dejara prácticamente de existir.

Al ver que David se había vuelto insensible a sus pecados, el eterno Creador envió a su siervo Natán para que lo confrontara y le anunciara las consecuencias de sus pecados. El sacerdote a través de una historia, apuntó a los actos reprochables que había cometido en contra de Urías y despreciado las instrucciones del Creador. Además, Natán le recordó al monarca: que el Señor lo había ungido rey de Israel, lo había librado de la mano de Saúl, le había dado muchas esposas, y habría añadido muchas bendiciones más si todo lo que ya le había dado no hubiera sido suficiente.

Natán prosiguió con sus palabras y confrontó a David, le dijo: si Dios te dio todas esas bendiciones ¿Por qué, entonces, despreciaste la palabra del SEÑOR e hiciste este acto tan horrible? El Creador fue generoso con David, le había llenado de bendiciones, pero a pesar de todas esas bendiciones; el monarca hebreo mostró ingratitud a las dádivas de Dios. El monarca había quebrantado dos de los mandamientos que había establecido a través de su siervo Moisés en el monte Sinaí. David despreció las palabras de Dios, tomando a la mujer de Urías y asesinándolo.

El Creador a través de Natán, también decretó juicio sobre David. Dios le dijo; “Por lo que has hecho, haré que tu propia familia se rebele en tu contra, haré que se peleen entre ellos y se maten, además tu hijo del adulterio morirá. El eterno Creador, no deja sin castigo al que tiene en poco sus palabras y quebranta sus mandamientos. David tenía que asumir las consecuencias de sus pecados y por no haber mostrado un arrepentimiento oportuno de sus acciones reprochables.

Queridos hermanos, David a lo largo de su vida, había recibido muchas bendiciones de parte de Dios, a pesar de todas esas bendiciones, no le correspondió de la misma forma, fue ingrato, mostró desprecio a las palabras de Dios, quebrantando sus mandamientos. Al igual que David, muchos cristianos en la actualidad, a pesar de recibir las dádivas del Señor, no muestran gratitud por esas dádivas, se comportan ingratamente desobedeciendo su palabra. Hermanos, día tras día recibimos las dádivas del Señor, seamos gratos por todo lo que recibimos, expresemos esa gratitud a través de nuestro compromiso, obediencia y servicio a Dios todos los días de nuestras vidas.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x