Devocional

2 SAMUEL 5

CONSIDERAR A DIOS PARA DECIDIR.

17 Cuando los filisteos se enteraron de que David había sido ungido rey de Israel, movilizaron todas sus fuerzas para capturarlo; pero le avisaron a David que venían, así que entró en la fortaleza. 18 Los filisteos llegaron y se desplegaron por todo el valle de Refaim. 19 Entonces David le preguntó al SEÑOR: ¿Debo salir a pelear contra los filisteos? ¿Los entregarás en mis manos? El SEÑOR le contestó a David: Sí, adelante. Te aseguro que te los entregaré. 20 Entonces David fue a Baal-perazim y allí derrotó a los filisteos. ¡El SEÑOR lo hizo! exclamó David… NTV.

Ante la pregunta realizad a los cristianos a lo largo de los tiempos en cuanto: ¿Si consultan a Dios antes de tomar decisiones importantes para sus vidas? Algunas de las respuestas más comunes son «todo el tiempo», «algunas veces», y en otros casos, «nunca había pensado en eso». En el pasado, el rey David siempre tenía presente a Dios en su mente y corazón, por eso, antes de tomar decisiones importantes para su vida o el reino, consultaba y buscaba la dirección de su Creador para actuar.

Los filisteos, habían visto con agrado la división del reino hebreo en dos pequeños reinos tras la muerte de Saul. Pero cuando vieron el reino nuevamente unificado bajo el mandato de David, sintieron que sería una gran amenaza para su dominio de la región. Pues cuando David solo gobernaba el reino de Judá al sur, no habían tenido inconvenientes para ocupar parte del territorio del reino del norte de Israel, pero ahora que era rey absoluto de la nación, defendería tanto el sur como el norte de Israel. Por eso, poco tiempo después de que David fue coronado como rey absoluto de todo el pueblo hebreo, los filisteos tramaron como capturarlo.

Los filisteos, antes de que David reunificara el reino hebreo por completo y se hiciera más fuerte, decidieron a actuar de inmediato. Planearon una ofensiva general, y con todas sus fuerzas militares se pusieron en marcha hacia Jerusalén, ocupando rápidamente el valle del sudoeste. El valle de Refaim o “valle de los gigantes”, que está al sur de la ciudad de Jerusalén. Ante la arremetida del ejercito filisteo, David antes de salir a la batalla, consultó y buscó la dirección del eterno Creador para hacer frente o no al ejercito enemigo.

David pronto recibió la respuesta del eterno Creador, Él cual le prometió entregar al ejército enemigo en sus manos. David con la seguridad de que Dios le iba a dar la victoria, se lanzo al ataque en contra de los filisteos, obteniendo la victoria tal como le había prometido el Creador. Tan rotunda fue la derrota del ejercito filisteo, que los que lograron escapar dejaron atrás todos sus ídolos y objetos de valor. Tras la batalla, David reconoció que la victoria sobre los filisteos fue la obra de Dios, por lo cual: lo exaltó y lo glorificó.

Queridos hermanos, David luchó sus batallas siguiendo las instrucciones de Dios. Antes de cada batalla, él consultaba y buscaba la dirección de Dios si debía de luchar o no. Tras la respuesta recivida, seguía las instrucciones cuidadosamente, y siempre daba a Dios la gloria por las victorias. Hermanos, si queremos vivir vidas con la bendición de nuestro Creador, teniendo victorias, necesitamos aprender a consultar a Dios antes de tomar cualquier decisión. Tenga presente que muestras decisiones siempre nos están llevando en una dirección, hacia la obediencia o desobediencia de la palabra de Dios. Nunca tomemos decisiones según nuestro propio juicio, pues nuestros juicios siempre nos harán tomar malas decisiones, y estas malas decisiones después nos alcanzarán. Para no tener consecuencias negativas en nuestras vidas, es importante que antes de tomar una decisión; oremos y busquemos la dirección de nuestro amado Creador.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x