Devocional

2 SAMUEL 1

EXPRESIÓN DE AMOR.

17 David compuso una canción fúnebre por Saúl y Jonatán, y ordenó que se la enseñaran al pueblo de Judá… 19 ¡Oh Israel, tu orgullo y tu alegría yacen muertos en las colinas! ¡Oh, cómo han caído los héroes poderosos! 22 El arco de Jonatán era potente, y la espada de Saúl realizó su trabajo mortífero… 23 ¡Cuán amados y agradables fueron Saúl y Jonatán! Estuvieron juntos en la vida y en la muerte. Eran más rápidos que águilas, más fuertes que leones. 26 ¡Cómo lloro por ti, Jonatán, hermano mío! ¡Oh, cuánto te amaba! Tu amor por mí fue profundo, ¡más profundo que el amor de las mujeres!. NTV.

A lo largo de las escrituras, el eterno Creador habla del amor al prójimo que deben tener sus siervos. Esta expresión de amor que Dios exige, no importa el bien o el mal que puedan hacer las personas, el amor debe ser expresado para todos. La mayoría de las personas, piensan que esta exigencia de Dios, es imposible de cumplir para un hombre común, pues piensan que es imposible amar a las personas que les hacen mal. Las exigencias de Dios no son imposibles de cumplir, ya que, en el pasado, David expresó un profundo amor por Saúl, a pesar de que este lo trató de asesinar en diversas ocasiones.

Saúl había causado muchos problemas a David, lo había perseguido por casi todo el reino hebreo. A pesar de toda esta persecución, nunca tramó mal en contra de él, siempre lo estimó como rey ungido de Dios. Por eso, cuando se enteró de su muerte no hubo alegría en su corazón, hubo tristeza y lamento por la partida del ungido de Dios. Gran parte de las personas sienten alegría en algún grado, cuando se enteran de que la persona que les afligía ha fallecido.

David a pesar de que tenía muchos motivos para alegrarse por la muerte de Saúl no lo hizo, más bien cuando se enteró de que Saúl y su querido amigo Jonatán habían fallecido, se llenó de tristeza y compuso los fragmentos literarios más hermosos que se pueda encontrar en la Biblia. David escribió un poema como tributo a Saúl y a su querido amigo Jonatán. Esta elegía, la escribió para que todo Judá e Israel la leyera y meditara, cada palabra brotó del corazón de David. Este poema fue una remembranza más perdurable que cualquier monumento de bronce o piedra.

En su escrito David plasmó todo lo bueno que había hecho Saúl a lo largo de su gobierno, exaltó su grandeza y las grandes victorias sobre sus enemigos, olvidándose de los pecados y las ofensas cometidas en contra del eterno Creador. También dejó a un lado los momentos cuando este lo había atacado y perseguido para asesinarle. David procuró fervientemente que el pueblo viera a Saúl como Dios lo había visto cuando lo ungió como monarca de Israel. David terminó su elegía con un tributo especial a la amistad de Jonatán.

Queridos hermanos, David a través de su escrito a Saúl y Jonatán, muestra su generosa nobleza de carácter. El mundo hubiese esperado que David se gozará de la muerte de Saúl, pues su deceso, daba la finalización de la persecución, la expulsión de su patria y su familia, la perspectiva de que pronto se convierta en el monarca del pueblo hebreo; en cambio, David dirigió sus pensamientos a las admirables cualidades de Saúl y a su genuino sentimiento hacia Jonatán. Hermanos, David nos recuerda que es posible que amemos aun a las personas que nos lastiman y traman mal en nuestra contra. David amaba a Saúl porque amaba a Dios. En el Salmo 18:1 escribió: “ Te amo, SEÑOR; tú eres mi fuerza.” Su amor a Dios lo llevó a amar a aquellos a quienes Dios había puesto en su vida. Al igual que David empecemos a amar a Dios con todo nuestro ser, dejemos que ese amor gobierne nuestras vidas y así se manifieste nuestro sincero amor por todas las personas.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x