Devocional

1 SAMUEL 28

¿CÓMO OBTENER LAS RESPUESTAS PARA SU VIDA?

5 Cuando Saúl vio al inmenso ejército filisteo, tuvo miedo y se aterrorizó. 6 Entonces le preguntó al SEÑOR qué debía hacer, pero el SEÑOR rehusó contestarle ya fuera por sueños o por sorteo sagrado o por medio de los profetas. 7 Así que Saúl les dijo a sus consejeros: Busquen a una mujer que sea médium, para ir y preguntarle qué hacer… Sus consejeros le respondieron: Hay una médium en Endor. 8 Entonces Saúl… fue a la casa de la mujer por la noche, acompañado de dos de sus hombres. Tengo que hablar con un hombre que ha muerto le dijo. ¿Puedes invocar a su espíritu para mí? NTV.

Con regularidad las personas buscan conocer el futuro que les espera. Con este propósito buscan esas respuestas, consultando en los horóscopos de la prensa escrita, en seudos maestros de la interpretación, y adivinos. Algunas personas van más allá y desean obtener esas respuestas de los labios de algún familiar que ya haya fallecido, con este propósito buscan a los espiritistas para que les ayuden a contactarse con el difunto. En el pasado el monarca del pueblo hebreo, antes de enfrentarse en batalla a los filisteos, deseó conocer el resultado que iba a tener esa batalla, con ese propósito acudió a una adivina para que le ayude a contactarse con Samuel, el cual ya llevaba algunos años muerto.

Los ejércitos filisteos estaban acampando en el borde norte de la llanura de Sumen en el norte de Palestina, y el ejército hebreo en Gilboa. Desde el lugar de su campamento, Saúl pudo ver fácilmente el tamaño del ejército enemigo, se turbó su corazón en gran manera. Saúl era veterano de muchas batallas, sabía cuándo estaba en desventaja numérica y tuvo miedo. El monarca hebreo tenía buenas razones para ello, ya que tenía que enfrentarse a un ejército más grande que el suyo, y no contaba con el apoyo de su comandante principal, el cual era David.

Ante el miedo, Saúl antes de que se inicie la batalla, quería saber el resultado de ella, con ese propósito acudió a los profetas de Israel para que le dieran la respuesta del eterno Creador en cuanto a la batalla, pero Saúl no obtuvo la respuesta de Dios ni por sueños, ni por sorteo sagrado, ni por profetas. Dios no respondió a las peticiones de Saúl, porque el monarca se había apartado de sus caminos. El endurecimiento de su corazón, y la negativa de volver a obedecer la voz de Dios, habían culminado en una terrible verdad: ¡El Señor lo había desechado! Saúl descubrió que Dios no puede ser burlado. Los cristianos en algunas ocasiones se preguntan por qué sus oraciones no reciben respuesta. Pero si no cumplen con la obediencia que Dios demanda de sus seguidores, no deberían sorprenderse cuando Él no les responde.

Saúl al no tener la respuesta del eterno Creador, acudió a una mujer con espíritu de adivinación para que le ayude a contactarse con Samuel, para que el profeta de Dios, le de las instrucciones en cuanto a cómo proceder en su batalla en contra del ejercito filisteo. Al acudir a una médium en Endor, Saúl actuó otra vez de forma insensata buscando aquel mismo recurso que había antes erradicado del territorio hebreo. De esa manera, el monarca se hundió aún más en su pecado de desobediencia a la palabra de Dios.

Queridos hermanos, Saúl ante el temor, y al no recibir la respuesta del eterno Creador, acudió a una médium para obtener esas respuestas. Saúl una vez más quebrantó las leyes establecidas por el Creador a través de los profetas. Dios había prohibido estrictamente a los israelitas enredarse con la magia negra, brujería, hechicería, médiums, espiritistas o con cualquiera que consultara a los muertos. Esta prohibición de Dios sigue vigente en la actualidad para toda la humanidad. Hermanos, los que practican el ocultismo tienen a Satanás y a los demonios como fuente de información. Dios no les revela su voluntad a ellos. En su lugar el eterno Creador revela su voluntad a través de sus propios canales como son: la Biblia, su Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo. Busque en esos canales la voluntad de Dios para su vida.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *