Devocional

1 SAMUEL 25

APACIGUADORES.

20 Así que montada en un burro, Abigail entraba a una barranca de la montaña… 23 Cuando Abigail vio a David, enseguida bajó de su burro y se inclinó ante él hasta el suelo. 24 Cayó a sus pies y le dijo… 25 Sé que Nabal es un hombre perverso y de mal genio; por favor, no le haga caso. Es un necio… Pero yo ni siquiera vi a los hombres que usted envió. 27 Aquí tengo un regalo que yo, su sierva, le he traído a usted y a sus hombres. 28 Le ruego que me perdone si lo he ofendido en alguna manera. El SEÑOR seguramente lo recompensará con una dinastía duradera, porque pelea las batallas del SEÑOR y no ha hecho mal en toda su vida. NTV.

Cuando Nabal fue a Carmel, donde sus siervos estaban esquilaba sus ovejas, David envió diez de sus jóvenes a solicitarle una contribución para su ejército. El pedido lo realizaron de la forma más cortés posible y le presentaron las razones de su pedido. Los hombres de David habían brindado protección a los pastores de Nabal de las incursiones de las tribus del desierto. A pesar de que el pedido de contribución de David y sus hombres eran justos, la respuesta de Nabal fue despreciativa, habló de David como un esclavo fugitivo y denegó rotundamente su pedido. Las personas siempre deben ser recíprocas y recompensar a quienes los protegen, aun si no están obligados a hacerlo por la ley ni por la costumbre.

Cuando los enviados informaron de la negativa de Nabal, David se enfureció y tomó a cuatrocientos de sus mejores hombres para ir en contra de Nabal. Mientras tanto, uno de los sirvientes de Nabal informó a Abigail lo sucedido. Abigail al escuchar a su sirviente se apresuró a reunir provisiones, y sin decirlo a su marido, ordenó a sus propios sirvientes que las cargaran en burros y las llevaran a David, mientras ella misma los seguía. Abigail a pesar de que su esposo Nabal era arrogante y egoísta, se apresuró para ir en busca de David para tratar de apaciguarlo, y desista de atacar a su familia.

Ya David y sus hombres iniciaban el descenso hacia el pequeño valle cuando se acercó Abigail con todas las provisiones cargadas en burros. Después de desmontar de su burro, se inclinó, rostro en tierra, en señal de sumisión ante David. Lo trató de señor y no dudó en llamarse su sierva. A través de estas acciones Abigail trató de aplacar la ira de David. Le explicó que ella no había estado atenta a la llegada de los mensajeros. Pidió disculpas por el mal proceder de su esposo y que no le hiciera caso a las vanas palabras que había pronunciado en su contra.

Abigail, actuando como lo hizo, le mostró a David que había un lado noble en la familia y no merecían pagar por la culpa de Nabal. Le ofreció las provisiones que había llevado y de ante mano le pidió disculpas si en algo le había ofendido con sus palabras. Por último, expresó su confianza en que David sería ciertamente establecido como rey, aunque ahora estuviera perseguido por un enemigo implacable como Saúl. Ella agregó el pensamiento de que cuando finalmente David sea instaurado rey, será una fuente de satisfacción para él no haberse vengado de los que lo ofendieron, sino haber dejado su vida en las manos del eterno Creador .

Queridos Hermanos. Por lo generar cuando existen rivalidades entre dos o más personas, los que están como espectadores en vez de apaciguar esa rivalidad existente, buscan maneras para avivar más esa rivalidad. Pero Abigail a través de sus palabras y acciones, apaciguó la ira de David para que no tomara venganza en contra de su familia y derramara sangre inocente de la que después se hubiese arrepentido. Hermanos, al igual que Abigail debemos tener un corazón apaciguador. Calmar corazones iracundos de las personas debe ser nuestro propósito como siervos del Señor, a través de palabras sazonadas que sean más dulces que la miel.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *