Devocional

1 SAMUEL 23

PALABRAS DE ÁNIMO.

14 David se refugió en unas fortalezas que había en el desierto y en la zona montañosa de Zif. Saúl lo perseguía día tras día, pero Dios no permitió que Saúl lo encontrara. 15 Un día, cerca de Hores, David recibió la noticia de que Saúl estaba camino a Zif para buscarlo y matarlo. 16 Jonatán fue a buscar a David y lo animó a que permaneciera firme en su fe en Dios. 17 No tengas miedo le aseguró Jonatán, ¡mi padre nunca te encontrará! Tú vas a ser el rey de Israel, y yo voy a estar a tu lado, como mi padre bien lo sabe. 18 Luego los dos renovaron su pacto solemne delante del SEÑOR. Después Jonatán regresó a su casa, mientras que David se quedó en Hores. NTV.

En tiempos de dificultades y desaliento, siempre un abrazo, unas palabras de confort y aliento de un amigo o familiar, serán bien recibidas. El abrazo y las palabras de aliento son como un bálsamo que alivia las cargas, y da fortaleza para seguir adelante superando los obstáculos de la vida. Jonatán brindó unas palabras de confort y aliento a David, para que mantenga su confianza en el cuidado y la protección del eterno Creador.

David al enterarse de que el ejército de Saúl se dirigía a Keila para capturarlo, inmediatamente salió del lugar donde se estaba refugiando con su ejército conformado de 600 hombres. El pequeño ejército comandado por David se dirigió hacia el desierto de Judá, particularmente a un monte en el desierto de Zif, a la colina de Haquila situada al sudeste de Hebrón. La región donde se refugiaron era boscosa, y proporcionaba un excelente escondite contra la implacable búsqueda del ejército del monarca de Israel.

David en su nuevo refugio, posiblemente estuvo desalentado por la constante persecución de Saúl. Precisamente en esos momentos de aflicción y angustia, apareció Jonatán el hijo del monarca de Israel en medio de aquel desierto, buscando a su amigo para confortarle y animarle para que permaneciese firme en su fe en Dios. Las palabras de Jonatán muestran su profundo amor por David, y muestra una verdadera amistad, así como una fe firme en Dios y sus promesas.

Además, Jonatán le dijo a David que no tuviese miedo y le aseguró que su padre nunca lo iba a encontrar. También le confirmó a David, que, a su debido tiempo, iba a ser rey de Israel y el estaría a su lado para apoyarle en el gobierno. Saúl sabía que David fue elegido por el eterno Creador para sucederle en el poder, por más que no estuviera dispuesto a admitirlo ni para sus adentros. Saúl quería mantener el trono de Israel para su descendencia, por eso quería matar a David a toda costa.

Tras estas palabras confortadoras de Jonatán, ambos renovaron su pacto de amistad y fidelidad. Jonatán había cumplido con el propósito del eterno Creador, había ayudado a su amigo: “Lo reconfortó en Dios”. Y para esto habían sido todas las pruebas que David experimentó, y que le fueron quitando cada uno de sus apoyos humanos, hasta traerlo al Único en el cual podía apoyarse verdaderamente.

Queridos hermanos, para las personas es provechoso recibir el apoyo de un amigo en los tiempos difíciles. Recibir unas palabras de ánimo siempre reconfortan y animan a seguir adelante. David tras recibir la visita de su amigo, cambió su perspectiva llegó a aferrarse y a confiar más que nunca en Dios. Hermanos, en nuestras congregaciones sería de gran apoyo contar con un ministerio que conforte a los hermanos a perseverar en el Señor en los tiempos difíciles. Pues todos en algún momento de nuestras vidas atravesaremos por situaciones difíciles y necesitaremos a alguien que esté ahí con nosotros, confortándonos y alentándonos a seguir adelante, confiando en las promesas de nuestro amado Creador.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *