Devocional

1 SAMUEL 18

CELOS Y ENVIDIAS.

6 Cuando el ejército de Israel regresaba triunfante después que David mató al filisteo, mujeres de todas las ciudades de Israel salieron para recibir al rey Saúl. Cantaron y danzaron de alegría… 7 Este era su canto: Saúl mató a sus miles, ¡y David, a sus diez miles!. 8 Esto hizo que Saúl se enojara mucho. ¿Qué es esto? dijo. Le dan crédito a David por diez miles y a mí sólo por miles. ¡Sólo falta que lo hagan su rey!. 17 Cierto día, Saúl le dijo a David: Estoy listo para darte a mi hija mayor… Pero antes deberás… pelear las batallas del SEÑOR. Pues Saúl pensó: Voy a enviar a David contra los filisteos y dejar que ellos lo maten, en vez de hacerlo yo mismo. NTV.

Los celos representan una de las emociones más naturales de las personas. Es una respuesta emocional como resultado de un complejo proceso psicológico al sentimiento de envidia hacia otras personas, como pueden ser amigos, compañeros de trabajo. El rey Saúl había batallado codo a codo con David en diversas ocasiones en contra de los enemigos del pueblo hebreo, pero al ver que la popularidad de David había sobrepasado su popularidad entre su pueblo, el monarca de Israel tuvo celos y trató de acabar con la vida de David.

Tras la muerte de Goliat en manos de David, las victorias del ejército hebreo sobre los filisteos se volvieron cada vez más frecuentes. Con cada victoria, la popularidad del ejército hebreo entre sus compatriotas crecía. En cierta ocasión, el ejército hebreo al mando del monarca de Israel, regresaba triunfante y las mujeres de la ciudad salieron a recibirlos con cánticos y danzas. En el pueblo hebreo era una costumbre festejar la victoria en batalla con cánticos y danzas

Las mujeres salían de los poblados y danzaban delante de él, acompañando sus alabanzas con panderos e instrumentos musicales. Saúl entró primero en la ciudad, alto e imponente, y desbordante de orgullo por su reciente victoria militar. Lógicamente, el monarca suponía que los cánticos le estaban dedicados y estaba tan embargado de satisfacción, que realmente no oía lo que las mujeres estaban diciendo.

Saúl cuando escuchó atentamente este cántico , notó el nombre de David en las canciones que decían: “Saúl mató sus miles, Y David a sus diez miles.” Como el canto se repetía, una y otra vez en las calles, Saúl se enfureció pues la popularidad de su joven capitán sobrepasaba su popularidad. El pueblo había llegado a estimar más a David que al monarca hebreo. El alto y majestuoso rey no podía tolerar verse en segundo plano, detrás de un pequeño adolescente, de un don nadie a quien se exaltaba. El cántico de las mujeres hería el orgullo del monarca, y entre si decía: “A David dieron diez miles y a mí miles”. Esto ocasionó que Saúl tuviese celos y envidia por la popularidad de David. Los celos hicieron que la estrecha relación entre Saúl y David terminara. Desde aquel día Saúl no miró con buenos ojos a David y trató de matarlo.

Queridos hermanos, los celos son una de las actitudes pecaminosas más autodestructivas en la vida de las personas. Saúl al sentir celos de la popularidad de David, tramó un plan para acabar con la vida de David. Aun así, David continuó protegiendo y reconfortando a Saúl. Hermano, quizás algunas personas hayan estado celosas de usted y aun lo hayan atacado en alguna manera. Quizás se hayan sentido intimidados por las cosas buenas suyas, las cuales los hacen conscientes de sus propios defectos. Sería natural pagarles con la misma moneda o eludirlos por completo. Una mejor reacción sería hacerse amigos de ellos y pedirle a Dios la fortaleza para continuar amándolos, así como David continuó amando a Saúl.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x