Devocional

1 SAMUEL 10

DIOS TRANSFORMA A SUS SIERVOS.

10 Cuando Saúl y su siervo llegaron a Guibeá, vieron a un grupo de profetas que se les acercaba. Entonces el Espíritu de Dios vino poderosamente sobre Saúl, y él también comenzó a profetizar. 11 Cuando los que conocían a Saúl se enteraron de lo sucedido, exclamaron: ¿Qué? ¿Hasta Saúl es profeta? ¿Cómo se convirtió el hijo de Cis en profeta?. 12 Además, uno de los que estaban allí dijo: «¿Cualquiera puede convertirse en profeta, sin importar quien sea su padre?» . Este es el origen del dicho: «¿Hasta Saúl es profeta?. NTV.

En el pasado, el eterno Creador transmitía su mensaje al pueblo por intermedio de los profetas. Estos hombres para hablar de parte de Dios, debían tener una estrecha comunión con su Creador, debían ser dedicados, celosos por cumplir y hacer cumplir las leyes establecidas en el monte Sinaí. Dios utilizaba a los profetas para que lleven mensajes de esperanza, buenas nuevas futuras o palabras de advertencia en contra de su pueblo. Si bien Dios dijo a muchos profetas que predijeran ciertos acontecimientos, lo que Dios más quería era que instruyeran e inspiraran al pueblo para que vivan fieles a Él.

El eterno Creador había escogido a Saúl para que sea el gobernante de su pueblo, pero antes de que Saúl empezara a gobernar: su mente, corazón e interior debía ser renovado, Saúl debía experimentar el poder de Dios en su ser, por eso, tras la despedida con Samuel, Saúl experimentó dentro de él la maravillosa obra de Dios y recibió un nuevo corazón: “Le mudó Dios el corazón”. Evidentemente eso significaba que tenía ahora un nuevo interés en Dios y en servirle. Recordemos que con anterioridad Saúl no parecía inclinarse a nada de carácter espiritual; este cambio de su corazón y su persona era indispensable para que empezara a gobernar al pueblo hebreo

Dios no solo cambio el corazón de Saúl, también le dio el don de profetizar, por eso, después de que el Espíritu Santo de Dios descendió sobre él, comenzó a glorificar a Dios conjuntamente con los otros profetas. Cuando los amigos de Saúl lo escucharon pronunciando palabras inspiradas de alabanza a Dios, exclamaron: ¡Cómo! ¿Saúl también entre los profetas?. La admiración fue tal entre sus amigos, pues Saúl nunca había mostrado un apego a Dios, ni a las cosas de Dios. Tampoco los familiares de Saúl habían mostrado fervor por el Señor.

Además, los que presenciaban el gozo de Saúl y los otros profetas, exclamaron ¿Y quién es el padre de estos?” El término “padre” en la cultura hebrea se emplea en el sentido de maestro o instructor, es decir, un padre espiritual. El pueblo sabía que Saúl nunca había tenido una instrucción especial, un maestro en las cosas espirituales, por eso, el pueblo se preguntaba quién había instruido a Saúl para que glorifique con ese fervor al eterno Creador.

Queridos hermanos, Dios después de elegir a Saúl como monarca del pueblo hebreo, transformó su corazón para que sea sensible a su voz y obedeciere a cada una de las instrucciones y así dirigiera de la mejor forma a su pueblo. Además, hizo descender sobre él al Espíritu Santo, para que testifique del poder y la gloria de Dios a todos sus amigos. Hermanos, una vez que el Señor nos elije para que seamos sus siervos, transforma nuestro corazón para que seamos sensibles a su voz, también derrama sobre nuestras vidas su Santo Espíritu, para que estemos en una estrecha comunión con Él, y tengamos la fortaleza necesaria para anunciar al mundo de su infinito poder y amor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x