Devocional

RUT 4

TRÁMITES.

8 Entonces el otro redentor de la familia se quitó la sandalia mientras le decía a Booz: Compra tú la tierra. 9 Entonces Booz les dijo a los ancianos y a la gente que estaba alrededor: Ustedes son testigos de que hoy le compré a Noemí toda la propiedad de Elimelec, Quelión y Mahlón. 10 Además, junto con la tierra adquirí a Rut, la viuda moabita de Mahlón, para que sea mi esposa… Hoy todos ustedes son testigos. 11 Entonces los ancianos y toda la gente que estaba en la puerta respondieron: ¡Somos testigos!… NTV.

Booz en conformidad a la promesa hecha a Rut, fue en busca del pariente más cercano de Elimelec, para que ella sea redimida. Con este propósito, Booz se encaminó a la puerta de la ciudad para buscar su pariente, pues este lugar era el centro de toda actividad importante. En ese entonces, las poblaciones amuralladas de Canaán no disponían de grandes plazas para reuniones públicas, sino que los asuntos de carácter civil eran tratados a la sombra de las puertas de la ciudad. Igualmente, en este lugar se reunían los funcionarios de la ciudad para negociar.

Booz, en la puerta de la ciudad esperó pacientemente a su pariente, pues absolutamente todos debían pasar por esa puerta, sea para salir o entrar a la ciudad. Cuando el pariente más cercano de Elimelec pasó por el lugar, Booz lo llamó. También convocó a diez hombres dignos de la ciudad para que estén presentes en la reunión y diesen el visto bueno a cualquier acuerdo al que se llegase. Para Booz fue fácil encontrar a los testigos necesarios, ya que era un lugar muy concurrido por la gran actividad que se llevaba a cabo en ese lugar.

Booz presentó el caso a su pariente, le informó que la herencia de Elimelec estaba de venta y como pariente más cercano tenía el derecho a comprar primero, lo cual aceptó. Pero luego, Booz le recordó la ley de redención, le recordó que, si el pariente compraba la tierra y la redimía, también tenía la obligación de casarse con la viuda. Al escuchar la estipulación, el pariente se echó para atrás, ya no quiso redimir la tierra de Elimelec. Ya que no quería complicar la herencia que iba a dejar para sus hijos.

El pariente más cercano de Elimelec se quitó las sandalias en presencia de los testigos y se la dio a Booz. A través de este acto, oficialmente rechazó redimir a la familia de Elimelec, permitiendo a Booz para que sea él quien la redima. En medio oriente era costumbre que, en casos de redención y contrato, que el que hacía la transacción se quitara una sandalia y entregara al otro como confirmación del trato. Tan pronto como Booz recibió la sandalia, anunció que él compraría la propiedad de Elimelec y se casaría con Rut la moabita. Voluntariamente, Booz prometió tomar a Rut por esposa, a fin de darle a su fallecido esposo Mahlón, el heredero de Elimelec, un hijo que llevase su nombre. Los que presenciaron la transacción, expresaron a Booz el deseo de que el Señor le diera muchos herederos como a Raquel y Lea, las cuales habían edificado la casa de Israel por medio de sus hijos.

Queridos hermanos, Booz le dio su palabra a Rut que haría todo lo posible para que ella sea redimida lo más antes posible, y con esto en mente, se reunió con el pariente más cercano de Elimelec para que este la redima, pero una vez que este se negó y le cedió el derecho de redención, Booz en presencia de varios testigos, prometió redimir a Rut. cumpliendo así su promesa hecha. Hermano, muchas veces las personas prometen ayudar a sus familiares o amigos, a realizar ciertos trámites , pero como esos trámites no son suyos, no les dedican el tiempo necesario para que estos se agilicen. Si usted en algún momento prometió ayudar a tramitar algún documento, sea diligente, empéñese y cumpla con su promesa.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *